Ante la adversidad

Cuando un niño se cae 50 veces aprendiendo a caminar nunca se dice a sí mismo “tal vez esto no es para mí”.

Tarde que temprano, te darás cuenta de qué tan persistente puede llegar a ser tu bebé. Por más pequeño que parezca, es un individuo que no se rinde fácilmente ante la adversidad y cuya fuerza de voluntad te asombrará. En el momento en que tu pequeño empiece a dar esos primeros pasos y practique caminar día con día, hay mecanismos del desarrollo ocultos que motivan a tu bebé a persistir.

Cuando tu hijo decide caminar, está abandonando el ser un experto gateando para convertirse en un principiante caminando. Un experto gateando domina sus alrededores, explora, navega y esquiva fácilmente los obstáculos. Por otro lado, un principiante para caminar tiene poca coordinación y tiende a pasar la mayor parte del tiempo cayéndose y levantándose una y otra vez. Así que ¿por qué decide tu bebé a pasar de ser un experto a un principiante y qué lo motiva?

Ser más veloz

Desde pequeño, a tu bebé le gusta la velocidad y es capaz de analizar que al caminar, a pesar de las constantes caídas, puede recorrer una mayor distancia a una mayor velocidad y en menos tiempo que si optara por gatear. Por otro lado, entiende que el caminar tiene grandes implicaciones en su manera de navegar una habitación y en su interacción con sus alrededores.

Más curioso

Probablemente has notado que tu bebé tiende a ser extremadamente curioso. Otra teoría sostiene que tu pequeño insiste en caminar porque obtiene una mayor visibilidad del lugar en donde está. La postura natural al gatear implica que la mirada de tu bebé está sobre el suelo, y al momento que opta por caminar, la habitación se hace visible.

Más juguetón

Al decidir caminar, tu bebé esta abriendo las puertas a nuevas formas de manipular objetos. Ya será capaz de cargar y transportar objetos con mayor velocidad e interactuará de forma diferente con ellos.

Presión social

Queramos aceptarlo o no, la presión social muchas veces juega un rol importante en la vida de nuestros pequeños. Una constante en distintas culturas es que familiares y amigos motivan a sus hijos a caminar. Cuando piensas en ello, te darás cuenta de que en la mayoría de los casos, los primeros pasos de un bebé son hacia los brazos abiertos de mamá o papá.

 

Cuando hacemos este análisis de los mecanismos ocultos que impulsan a tu pequeño a caminar, descubrimos que esta transición tiene grandes implicaciones para su desarrollo, ya que involucra un análisis del costo-beneficio de ese cambio. ¡Asegúrate de motivarlo día con día y de seguir estimulando su desarrollo usando Kinedu!

Si te interesa leer más acerca de los primeros pasos de tu pequeño, visita estas páginas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>