Los niños de preescolar son muy curiosos. Muchas de las cosas que los rodean los llevan a vivir nuevas experiencias y a actualizar constantemente su capacidad para recibir y procesar información sobre el mundo. Es por eso que entre los 3 y 4 años de edad tu hija, de repente, comenzará a interesarse mucho en cómo funcionan las cosas. Como ella depende de personas queridas y de confianza para descifrar los misterios del mundo, en esta etapa del desarrollo tu pequeña comenzará a hacerte un montón de preguntas, desde cosas mundanas y aparentemente simples, hasta cosas que rayan en la genialidad.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Para el óptimo desarrollo cognitivo de tu hija, es muy importante que se sienta cómoda preguntando cosas, dado que al hacerlo participa activamente en su propio aprendizaje. Según el libro Transdisciplinary play-based assessment (Evaluación transdiciplinaria basada en el juego), escrito por el psicólogo del desarrollo Toni Linder, entre los 26 y 32 meses de edad los niños comienzan a preguntar por el «dónde», hacia los 40 meses preguntan por el «quién», y entre los 42 y 49 meses se espera que hagan preguntas sobre «cuándo» y «por qué».

Estos son algunos consejos para estimular las habilidades de razonamiento y la curiosidad de tu pequeña:

  • Interésate en lo que pregunta y en lo que le parece interesante o le llama la atención.
  • Dale muchas oportunidades de descubrir cosas para que se divierta preguntando.
  • Responde de tal forma que invites a tu hija a explorar más sobre el tema, en vez de darle respuestas como «sí», «no» o «porque así es/así funciona».
  • Exploren cosas a través de los sentidos.
  • Enséñale cómo preguntar y compartir conocimiento sin ser grosera.
  • Anímala a pensar cómo y por qué funcionan las cosas cuando pintan, juegan con el agua, cocinan u hornean un pastel.