¿Sabías que un buen agarre del pecho marca toda la diferencia? Lograr que tu bebé succione correctamente es esencial para una lactancia exitosa.

La lactancia materna puede ser una etapa muy agradable tanto para la mamá como para el bebé. Además de nutrir, esta práctica refuerza los lazos emocionales entre los dos. Sin embargo, hay muchas madres lactantes que experimentan dificultades, especialmente al principio. Pero entre tú y yo, ¿sabías que el mayor secreto para que todo funcione es el correcto agarre del pecho?

¡Sí! Entre las diversas soluciones que existen para que la madre pueda amamantar, es que su bebé succione correctamente. Entonces, si tienes la intención de amamantar a tu pequeño, debes aprender la técnica.

Pensando en ello, decidimos hacer una publicación con todo lo que necesitas saber sobre el tema. ¡Continúa leyendo y compruébalo!

¿Cómo es un agarre del pecho correcto y por qué es tan importante?

El agarre es la forma en la que el bebé se pega al pecho para succionar. Cuando este es adecuado, la succión es efectiva, vaciando el pecho. De esta forma, el pequeño puede desarrollarse y crecer de forma saludable. De lo contrario, pueden ocurrir varios problemas no solo con el bebé, sino también con la madre.

¿Dudas sobre cómo amamantar o alimentar a tu bebé? Accede a más de 2,000 actividades y artículos creados por expertos con tips sobre este tema.

Esto se debe a que el agarre incorrecto hace que el bebé succione solo el pezón, lo cual, en consecuencia, puede ser muy doloroso y lastimar la zona, lo que dificulta la lactancia. Además, como el pequeño no puede succionar adecuadamente, se cansa rápidamente y no se alimenta bien, lo que provoca un aumento de peso lento.

Estos son otros beneficios del agarre del pecho correcto:

  • Previene los gases en el bebé.
  • Evita lesiones en el pecho de la madre.
  • Estimula las glándulas mamarias, lo que mejora la producción de leche.

¿Qué puede dificultar el correcto agarre?

Al contrario de lo que piensan algunas personas, la lactancia materna o dar pecho no son acciones instintivas. Es decir, la madre y el bebé no nacen sabiendo hacerlo, sino que aprenden juntos. Por eso, hay que entender que todo es cuestión de práctica.

Si aún siguiendo todos los consejos para el correcto agarre del pecho notas que tu bebé no se está amamantando adecuadamente, considera revisar si tiene la lengua atascada.

El freno lingual es una membrana que se encuentra debajo de la lengua y si este es muy corto limita el movimiento de la misma. Por lo tanto, el bebé es incapaz de hacer los movimientos ideales de succión. Si ves que tu pequeño succiona durante horas, pero nunca parece satisfecho, este puede ser el problema. Para averiguarlo, debes buscar la ayuda de un médico o un asesor de lactancia.

¿Cómo lograr un correcto agarre del pecho?

Esto no es difícil, pero requiere de ciertas medidas. A continuación, te decimos paso a paso cómo promover un agarre adecuado.

Elige una posición para amamantar

Todo comienza con una posición cómoda y adecuada para amamantar. Una vez hecho esto, verifica que la cabeza, la columna vertebral y el cuello de tu bebé estén alineados y no torcidos. Para ayudarte, puedes apoyar tu espalda, brazos o incluso al bebé sobre una almohada.

amamantar y alimentacion de bebe

Anima a tu bebé a que abra la boca

La boca del bebé es tan pequeña que da la impresión de que el pezón apenas cabe, pero no es así. Tu hijo debe agarrar toda o la mayor parte de la areola, ya que esto es fundamental para lograr una succión exitosa y prevenir lesiones en los pezones.

Para que el bebé abra bien la boca, colócalo frente a ti con el pezón al nivel de su nariz. Toca el labio superior de tu bebé con el pezón para estimularlo a abrir la boca. Cuanto más la abra, más fácil será conseguir un agarre del pecho correcto.

Acerca a tu bebé a tu pecho

Tan pronto como tu bebé abra bien la boca y tenga la lengua sobre la encía inferior, acércalo a tu pecho, apuntando tu pezón hacia el paladar. La barbilla de tu pequeño debe tocar tu pecho y su labio inferior debe cubrir la mayor parte de la areola.

Descarga Kinedu GRATIS para Iphone y Android y comienza a ayudar a tu bebé a alcanzar su óptimo desarrollo.

Para que esto sea más fácil, puedes acomodar el pezón mientras lo acercas al bebé para que lo succione. Mientras amamantas, mantén a tu hijo siempre cerca de tu pecho, dejando su barbilla en contacto con tu pecho y su nariz hacia arriba para que pueda respirar fácilmente.

Observa el agarre mientras amamantas

Cuando el agarre del pecho es correcto, el pezón está contra el paladar del bebé, apoyado sobre la lengua. El agarre no debe ser incómodo. La sensación debe ser más un tirón que de dolor. Notarás que tu bebé succiona más rápido, ya que esto hace que la leche descienda.

Cuando el flujo de leche aumenta, el bebé succiona lenta pero profundamente haciendo algunas pausas. Esto significa que está ingiriendo la leche. También observa cómo mueve la mandíbula y escucha si succiona y traga mientras se amamanta. Estas son buenas señales de que el agarre es correcto.

Aprende cómo hacer que tu bebé te suelte

Si, por casualidad, necesitas hacer una pausa porque tu pezón está adolorido, el agarre es muy superficial o tu pequeño te está mordiendo, retíralo del pecho para luego volver a acercarlo al seno. Para hacer esto, coloca suavemente tu dedo limpio en la esquina de la boca de tu hijo. Así, detendrá la succión y soltará tu pecho.

¿El tipo de pezón puede interferir con el agarre?

La mayoría de las mujeres tienen los pezones erectos cuando se estimulan con el tacto. Sin embargo, algunas tienen pezones planos o invertidos. Esto a veces genera preocupación, pero muchas de estas mamás pueden amamantar sin mayores problemas.

Sin embargo, otras necesitan ayuda adicional. En este caso, lo ideal es buscar a un experto en lactancia que pueda enseñarles la mejor forma de manejar la lactancia materna. 

Otra condición que puede o no interferir con la lactancia es la perforación del pezón. Evidentemente, es necesario quitarse la joya para que el bebé no corra riesgo. Algunas mujeres no tienen ningún problema, mientras que otras pueden quejarse de que la leche está saliendo por el orificio de la perforación o que la cicatriz ralentiza la salida de leche. De todos modos, el consejo aquí es el mismo: busca ayuda profesional.

Como puedes ver, la lactancia materna es más una cuestión de práctica e interacción que de instinto. Por lo tanto, es normal que a las mamás primerizas les cueste más conseguir el agarre del pecho correcto, pero eso no significa que sea imposible.

Es importante contar con ayuda para mantener la calma y disfrutar de esta fase de la maternidad. Así que descarga la aplicación Kinedu GRATIS y accede a +1,800 actividades y artículos sobre el cuidado del bebé y el desarrollo infantil.