Ya comenzaron las vacaciones escolares y tu pequeña necesitará de muchas oportunidades para seguir aprendiendo fuera del aula. Sabemos que durante sus primeros años es muy importante seguir estimulando a tu hija con actividades divertidas. En este artículo te daremos algunos consejos y te diremos algunos trucos para que toda la familia les saque el mayor provecho a estas semanas de ocio.

Consejos:

Mantén los horarios: Si bien a veces es difícil duplicar el horario que tu hija mantenía en la escuela, trata de que las comidas, las siestas y la hora de dormir se mantengan en horarios fijos. Las noches de películas o de juegos de mesa son excelentes momentos para compartir en familia, pero trata de llevarlas a cabo temprano o durante los fines de semana. Así te asegurarás de que tú y tu pequeña descansan lo suficiente.

Haz planes: Organiza una actividad todos los días. “Hoy iremos a visitar a la abuela a las 4:00 p.m.”, “la noche de películas comienza a las 5:00 p.m.”, “haremos un picnic en el parque al mediodía”. Tener algo que hacer cada día les dará un propósito y les permitirá organizar su día en torno a esa actividad en específico.

Pasen tiempo con amigos: Organizar una cita de juego es una excelente forma de pasar el día. Tu hija se divertirá mucho con sus amigos y tú podrás convivir con otros papás.

Trucos:

Aquí te enlistamos 10 actividades simples que puedes realizar con algo que probablemente ya tienes en casa: ¡vasos de plástico! Puedes realizarlas a solas con tu bebé, invitar a toda la familia u organizar una cita de juegos.

1. Apilar y rodar
Incluso desde los dos meses tu bebé ya sentirá curiosidad por lo que la rodea. Los colores brillantes de los vasos rojos, por ejemplo, le llamarán la atención y le ayudarán a practicar ejercicios de control de cabeza. Rodar los vasos por el suelo es algo muy simple, ¡pero mientras tu pequeña aprende a gatear le encantará hacer esto por toda la casa! Cuando practique cómo mantenerse sentada, anima a tu hija a tomar los vasos con las dos manos y a golpearlos entre sí. Fortalece su coordinación ojo-mano apilando y haciendo rodar los vasos. Se divertirá mucho viendo cómo caen las torres. Conforme vaya mejorando su habilidad para construir pirámides contigo, puedes aumentar la velocidad del juego o poner un poco de música.

2. Números y colores
Si tu pequeña está practicando los números, le encantará contar sus pilas de vasos. Practiquen jugar por turnos al momento de construir pirámides y, si tienes varios colores, experimenten con varios patrones.

Powered by Rock Convert

3. Dedos de cereal
¿Tu hija está practicando el agarre de pinza? ¡Entonces esto será perfecto! Coloca cereal dentro de un vaso y anima a tu pequeña a poner cereal en otros vasos también. Intenta esta actividad con diferentes tamaños de cereal; entre más pequeñas sean las piezas, más desarrollará su destreza de dedos.

4. ¡A jugar bolos!
Usen su imaginación y creen una pista de bolos usando los vasos como pinos y rodando una pelota para tirarlos. Puedes hacer el triángulo tradicional o usar su creatividad para jugar con pilas de vasos, líneas, etc. Aumenta la dificultad de la actividad usando menos vasos. ¡También puedes invitar a jugar a otros miembros de la familia!

5. Planta una semilla
¿A tu hija le gusta jugar al aire libre? ¿Le fascina la naturaleza? Practiquen la jardinería y algunos conceptos de ciencia usando tierra y agua. Decidan dónde poner unas macetitas y deja que tu pequeña llene algunos vasos con tierra. Entierren algunos frijoles y muéstrale cómo humedecer la tierra con agua. Se divertirán mucho hablando sobre cómo las plantas son seres vivos y necesitan de agua y sol para crecer. Además, como tu pequeña querrá revisar su plantita todos los días, pasarán más tiempo afuera. Cuidar de una planta le enseñará algunas lecciones sobre responsabilidad y hasta pueden llevar un diario del crecimiento de su semilla.

6. Marionetas
Si quieres hacer algo más artístico pueden montar un show de marionetas de vasos usando marcadores y pintura. Garabateen sobre los vasos, dibújenles caritas graciosas y péguenles cosas como botones, ojitos, calcomanías o pompones. Cuando acaben, monta un espectáculo de marionetas con tu hija. Diviértanse imitando voces graciosas o los sonidos de los animales. No solo pasarán tiempo de calidad juntas, sino que fortalecerás sus habilidades de coordinación de manos, su creatividad e imaginación.

7. Juegos con agua
Estos juegos pueden ir desde lo más simple hasta lo más retador. Siéntate con tu bebé y experimenten con las diferentes reacciones al agua fría o tibia, incluye algunos hielos. Para practicar la coordinación de manos y las habilidades de autocuidado, ¡toma una jarra llena de agua y vean quién puede llenar más vasos sin derramar! Con una cuchara y algunos hielos, pasen hielos de un vaso a otro. Aumenta el reto metiendo pelotas de ping pong en una cubeta con agua y traten de sacar las pelotas usando los vasos. Si tu hija está practicando su equilibrio, dibuja una línea de meta y vean quién puede llevar un vaso lleno de agua hasta allá sin derramar casi nada.

8. Trazar y colorear
Practiquen la coordinación de manos trazando círculos con los vasos sobre una cartulina. Creen un collage usando diferentes círculos y materiales.

9. Obra de arte pop
Toma un poco de pintura y enséñale a tu pequeña cómo mojar la base del vaso para estampar círculos en un papel. Aumenta el reto trazando círculos previamente y pidiéndole a tu hija que estampe el vaso sobre lo que ya dibujaste.

10. Búsqueda de palabras
¿Tu pequeña está aprendiendo nuevas palabras? ¿Están practicando un fonema en especial? Toma tantos vasos como quieras y con un marcador escríbeles las palabras que quieres practicar. Coloca los vasos alrededor de la habitación. Si quieres que tu hija practique su motricidad, pon los vasos en lugares que la motiven a pararse sobre la punta de los pies, a correr o a agacharse manteniendo el equilibrio. Cuando hayan recolectado todos los vasos, ¡diviértanse pronunciando cada palabra!

¿Tienes otras ideas? Comenta y compártelas con nosotros en la sección de abajo. 🙂