Actividades de invierno para los pequeños

1-2 años

  • Lee sobre el tema: Una de las formas más sencillas de enseñarle a tu hijo o hija sobre la estación del invierno es leer sobre él. Te recomiendo comenzar con libros que tienen texturas para tener una experiencia más interactiva con tu bebé. Simplemente acurrúcate con tu pequeño o pequeña, hojeen un libro y enséñale sobre el clima, la ropa de invierno, el tipo de animales que viven en la nieve o las actividades que se hacen durante esta época del año. Mis libros favoritos son “Invierno” de Bright Baby Touch & Feel (Winter by Bright Baby Touch & Feel) y “Bebé adora el invierno” de Karen Katz (Baby Loves Winter).
  • Dense in baño invernal: Nada mejor que la hora del baño para incorporar el tema del invierno. Pueden hacer un iglú de burbujas, poner un poco de colorante azul en el agua, jugar con animales de nieve en el agua o incluso colocar un par de hielos en el agua para hablar de la diferencia entre frío y caliente. Los niños aprenden mejor a través de experiencias multisensoriales, ¡así que aprovecha cada oportunidad que tengas!
  • Colores y más colores: Colorear dibujos es algo que olvidamos con frecuencia en esta era digital y no deberíamos. Muchos niños que dibujan y colorean desde muy temprana edad se benefician y relajan con esta actividad. Existen miles de imágenes sobre el invierno que puedes imprimir y trabajar con tu pequeño o pequeña. Es una actividad perfecta para esos días helados cuando es mejor quedarse en casa.

2-3 años

  • Hornear: ¡Cocinar u hornear es una actividad perfecta para el invierno porque fomenta el lenguaje! La razón de ello es porque involucra seguir instrucciones, aprender nuevo vocabulario, trabajar en conjunto, tener paciencia y, por supuesto, disfrutar de un postre al final. Hornear va bien para esos días que son demasiado fríos para salir, pero también pueden cocinar algo temático. Por ejemplo, hacer galletas navideñas, cupcakes nevados o brownies de chocolate caliente.
  • Nieve dentro de la casa: ¿Quién dijo que la nieve tiene que quedarse afuera? A los niños les encantan los contenedores sensoriales y la nieve es uno de los elementos que puedes usar. Junta nieve en un gran contenedor transparente y mételo a la casa para seguir con la diversión. Pueden pintar el hielo con colorantes, hacer conos de nieve, jugar con animales de juguete o usar tractores para barrer la nieve. Tu hijo o hija se divertirá mucho y, cuando acabe, limpiar será muy sencillo.
  • Manos a la obra: Hacer manualidades de invierno es muy sencillo y solo necesitarás dos materiales. La ventaja de la estética invernal es que puede lograrse fácilmente con algodón y pegamento. Ya sea que hagan bolas de nieve, un mono de nieve, un iglú o un oso polar, sus manualidades serán adorables y sencillas.

3-4 años

  • Hablen sobre su mono de nieve: Cada invierno hacemos monos de nieve, pero ¿hablamos sobre ellos? Trata de complementar esta actividad preguntándole a tu hijo o hija cosas como ¿Por qué el mono necesita ojos y nariz? ¿Para qué sirve la bufanda? ¿Las bolas de nieve son del mismo tamaño? Hacer un mono de nieve puede ser una actividad verbal muy estimulante, así que dedica un par de minutos para hablar sobre el proceso.
  • Haz nieve casera: Existen varias recetas de nieve falsa, pero mi favorita es la combinación de bicarbonato de sodio y crema para afeitar. Coloca la nieve falsa en una bandeja o contenedor sensorial (un contenedor transparente) para limpiar más fácilmente. Me gusta que los niños jueguen con la nieve, se deslicen en ella, hagan monos o bolas de nieve, o construyan un iglú. Motiva a tu hijo o hija y deja que te guíe durante el juego imaginativo y la narración de la actividad.
  • Clasificar animales: Esta actividad es un juego divertido que sirve durante todo el año. Dependiendo de lo que tengas a la mano, puedes usar juguetes, calcomanías o dibujos. También, el nivel de desarrollo de tu pequeño o pequeña determinará cuantos animales puede clasificar. Puedes hacer animales de hábitats fríos vs. hábitats cálidos, o animales del océano vs. animales de la nieve vs. animales domésticos. Estas actividades fomentan mucho el lenguaje porque se puede hablar sobre muchas cosas. Por ejemplo: ¿dónde viven? ¿qué sonido hacen? ¿cómo se sienten? ¿qué comen?, etc.

Molly Dresner es una patóloga y terapeuta del lenguaje que reside en Nueva York.

Recientemente, publicó su libro The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar), una interesante guía para padres que incluye consejos prácticos y sencillos, y actividades que ayudan a los padres a ayudar a sus pequeños.

Síguela en su Instagram @thespeechteacher donde publica diariamente información relevante, o conéctate con ella a través de su página web o su Facebook.

Lo que hay que saber sobre el desarrollo emocional

Cuando pensamos en el desarrollo infantil solemos imaginar bebés o niños aprendiendo a caminar, hablar o contar. Hacemos todo lo posible por ayudar a nuestro hijo o hija a adquirir estas habilidades y a que esté listo o lista para enfrentar los retos del futuro. Pero ¿qué hay de aprender a identificar y expresar las emociones? ¿No son también habilidades muy importantes? ¡Por supuesto que sí! De hecho, las habilidades sociales que los niños aprenden durante los primeros cinco años están directamente relacionadas con su bienestar emocional y su capacidad para adaptarse en la escuela. Además, son necesarias para establecer relaciones personales exitosas y duraderas a lo largo de la vida. Por eso, por muy importantes que sean el desarrollo físico, lingüístico y cognitivo, el desarrollo socioemocional es igual de relevante.

¿Pero qué implica el desarrollo emocional? Tener la capacidad de…

  • Identificar nuestras emociones
  • Identificar las emociones de los demás
  • Entender nuestras emociones y las de los demás
  • Manejar emociones fuertes
  • Expresar emociones fuertes de forma constructiva
  • Regular nuestra conducta
  • Sentir empatía por los demás
  • Establecer y mantener relaciones personales

Continue reading