A los niños a menudo se les dice que estén quietos. Esto sucede en todas partes y a veces es necesario (sobre todo en la escuela, durante la hora de comer o en casa), pero cuando no obedecen sentimos que se están portando mal o que estamos haciendo algo mal como papás. Cuando los niños pequeños se sobre-estimulan, sus altos niveles de energía pueden hacer que estén muy inquietos. ¿Qué podemos hacer para que nuestros niños estén tranquilos y logren poner atención?

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  1. Permite que tu pequeño se mueva
    • Tu hijo puede simplemente estar aburrido y por eso siente la necesidad de levantarse y moverse. Una pequeña cantidad de movimiento físico puede ayudar a un niño a enfocarse más. Loren Shlaes, terapeuta ocupacional pediátrica en la ciudad de Nueva York, sugiere que el niño tome un juguete como una pelota de estrés.
  2. Salir a jugar
    • El moverse es una buena manera de ayudar a tu hijo a prestar más atención; entre más actividad, mejor. Jugar al aire libre estimula la producción de dopamina y seratonina, neurotransmisores críticos para la atención, la concentración, el control de los impulsos y el aprendizaje. Algunos niños se enfocan y escuchan mejor después de dar un paseo o simplemente estando cerca de la naturaleza. El Dr. Swanson sugiere que los niños pasen al menos una hora al día al aire libre. Un estudio reciente de la Universidad de Auburn encontró que para los niños, una sola sesión de 30 minutos de ejercicio ayudó a su capacidad de prestar más atención, en comparación con estar sentados.
  3. Pon música tranquila o relajante
    • Puedes establecer un estado de ánimo más tranquilo con música. La música tranquila es una gran manera de disipar la energía. La música ayuda a que los niños regulen sus emociones de la misma manera que las canciones de cuna ayudan a calmar a un bebé. De acuerdo a la Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños, la música suave puede ayudar a los niños a calmar sus cuerpos.
  4. Sopla burbujas
    • Cuando los niños respiran profundamente para soplar burbujas, están practicando un tipo de respiración que fomenta la relajación. ¡Enseñarle a tu pequeño a soplar burbujas lenta y cuidadosamente puede ayudarle a calmar su mente, cuerpo y emociones!

Fuente: How to Calm your overactive child