All posts by Kinedu

Llanto de bebé: ¿cuándo debes preocuparte?

El llanto de bebé puede ser agobiante para las mamás primerizas, sobre todo, en los primeros meses desde la llegada de tu hijo a casa; sin embargo, debes saber que no siempre se trata de una señal de alarma.

De hecho, las causas más comunes por las que los niños lloran son: hambre, sueño, incomodidad con la ropa que traen puesta, tener frío o calor, necesitar un cambio de pañal, cansancio e, incluso, aburrimiento.

Eso sí, hay momentos en los que, después de revisar todos los puntos que mencionamos, el llanto del bebé persiste y nos preguntamos si es normal o no, si debemos llamar al doctor o si simplemente debemos estar ahí para ellos y consolarlos.

¿Te ha pasado esto? En caso de que tu respuesta sea positiva, ¡sigue leyendo! A continuación, te hablaremos sobre algunas de las señales que te indican que debes buscar ayuda médica.

1. Tu bebé luce o se comporta de forma extraña

Aunque parece que apenas comienzas a conocer a tu hijo, no te será difícil identificar cuando algo en su físico o en su comportamiento no es normal en él.

En caso de que tu hijo tenga 1 mes o menos de vida, lo ideal es que busques a tu doctor tan pronto como puedas para notificarle lo que observas y sigas sus indicaciones.

¡Tranquila! No toda modificación en su conducta o apariencia significa que algo anda mal, pero lo mejor es que lo comuniques al pediatra para asegurarte de que todo esté bien.

2. Tu bebé tiene fiebre

Otra de las causas comunes del llanto de bebé, es la fiebre.

Por eso, es fundamental que desde que el niño llegue a casa, tengas siempre a la mano un termómetro que te permita revisarlo.

Si tu bebé tiene 12 semanas de vida o menos y su temperatura es de 38°C o superior, es importante que te asesores con tu pediatra lo antes posible y, sobre todo, que no le des ningún tipo de medicación antes de que el doctor lo señale.

Por otro lado, contacta a tu médico si tu hijo de 3 meses a 3 años presenta fiebre de 39°C o más.

3. El llanto de bebé persiste por más de 2 horas seguidas

Cuando un niño pequeño llora, hay muchos métodos que pueden ayudarte a consolarlo después de revisar que sus necesidades básicas, como la alimentación e higiene, estén cubiertas, como: poner un poco de música, darle un pequeño masaje o un baño, ofrecerle una sábana o cobija, dar un paseo, hablarle o cantarle.

Sin embargo, si después de intentar múltiples alternativas, tu bebé no deja de llorar en un periodo de 2 horas o mayor, es momento de que visites al doctor o, al menos, busques contactarte con él.

Otras señales que, sin duda, debes vigilar son: piel pálida o con un tono azul o gris, respiración agitada o con dificultad, erupciones rojas o moradas en todo el cuerpo y rechazo de líquidos por 8 horas o más.

En caso de que tu hijo tenga alguno de estos síntomas, también es importante que busques ayuda médica inmediata.

¡Listo! Estas son algunas de las señales que pueden presentarse acompañadas del llanto de bebé y que te indican que es momento de pedir ayuda.

Ten presente que si detectas alguna de estas, debes mantener la calma y asegurarte de que tu hijo reciba la atención adecuada.

¿Te pareció útil este artículo y quieres leer más sobre otras señales importantes que puedes observar en tu bebé? ¡Te invitamos a leer este artículo que te ayudará a aliviar el reflujo en tu pequeño!

Kinedu: una de las “Ideas Prometedoras” del Premio a la Innovación en la Primera Infancia

Recientemente, Kinedu fue nombrada una de las “Ideas Prometedoras” del Premio a la Innovación en la Primera Infancia, debido a su potencial para crear un gran impacto en los niños pequeños. Como una de las 7 ideas prometedoras seleccionadas de entre más de 570 ideas enviadas por innovadores en 100 países a través de la plataforma de premios de OpenIDEO, Kinedu ha recibido un reconocimiento especial de Gary Community Investments (GCI) y tendrá acceso a apoyos para ayudar a acelerar su impacto en los niños en el mundo.

Gary Community Investments (GCI) se asoció con OpenIDEO en el Premio de Innovación para la Primera Infancia para construir una cartera de oportunidades de inversión en la primera infancia con potencial transformador. El premio se lanzó en otoño de 2017 y reunió a cientos de innovadores y expertos para resolver una pregunta urgente: “¿Cómo podemos maximizar el potencial de cada niño durante sus primeros tres años de vida?”. Al cierre de la fase de presentación del Premio de la EC el 15 de febrero, innovadores de más de 100 países presentaron casi 570 ideas, y más de 260 innovadores recibieron apoyo de mentoría y comentarios de 135 expertos en la primera infancia y otros campos. Kinedu fue reconocida como una de las ideas prometedoras que deben mantenerse en la mira y recibirá mentoría, ayuda y acceso a una red de expertos, inversionistas y mentores.

Continue reading

Guía práctica para trabajar el control de la cabeza

Bien, ya hemos tocado este tema y ahora sabemos lo importante que es que los bebés fortalezcan los músculos del cuello para conseguir controlar la cabeza. En este punto probablemente ya hayas escuchado decir que conforme tu bebita crezca y se vuelva más fuerte, logrará dominar esta habilidad, ¡genial! Sin embargo, con tantos recursos a la mano (entre ellos Kinedu), se preguntarán qué pueden hacer ustedes en casa para ayudar a su hija a alcanzar este hito del desarrollo y aumentar su repertorio de habilidades motrices.

Primero que nada, repasemos. La adquisición del control de la cabeza es crucial porque sienta las bases de muchas otras habilidades físicas como el voltearse, sentarse, gatear y caminar. Si quieres leer más sobre qué esperar en cada etapa del crecimiento de tu pequeña, visita este enlace para ver el artículo correspondiente (Indicadores del desarrollo: control de la cabeza).

Ahora, pasemos a la parte divertida. Pasar tiempo boca abajo es, de hecho, el secreto para ayudar a tu hija a hacer grandes progresos en su control de cabeza. Pero ¿qué significa pasar tiempo boca abajo? Nos referimos a los minutos que tu bebé pasa recostada sobre su estómago mientras está despierta y, sobre todo, bajo tu supervisión. La Academia Americana de Pediatría (AAP) informa que cuando los bebés pasan mucho tiempo acostados boca arriba la parte trasera de su cabeza puede aplanarse y, aunque eso no tiene consecuencias negativas para su desarrollo, es preferible hacer lo posible para evitar esta situación. Continue reading

Pragmática: enseñar habilidades de comunicación social

A veces nos olvidamos de hablar sobre un componente muy importante del lenguaje: la pragmática o las reglas de uso del habla dependiendo de la situación y de los interlocutores. También conocida como comunicación social, la pragmática incluye las expresiones faciales, los gestos, lo que se dice y cuándo debe decirse. Saber y seguir estas reglas es esencial para la comunicación efectiva entre las personas.

Hay tres importantes habilidades de comunicación social que puedes enseñarle a tu pequeña:

  1. Diferentes usos del lenguaje. Informar, pedir o exigir implica una forma diferente de comunicarse.
  2. Adaptar el lenguaje al oyente y a la situación. Hay que hablar de forma diferente con un niño o con un adulto, omitir detalles cuando el interlocutor ya sabe de lo que se habla, o hablar de forma diferente dependiendo del lugar en el que nos encontremos.
  3. Seguir las reglas de conversación. Eso incluye respetar los turnos de habla, no cambiar de tema, saber qué tan cerca debes estar de alguien al hablar, etc. Continue reading

Hitos del lenguaje: responder preguntas simples

Seguramente te has preguntado cuándo es que tu pequeño comenzará a responder verbalmente a tus preguntas. ¡No es tan sencillo como parece! Hacerlo requiere que tu hijo entienda lo que le preguntas, lo procese, formule una respuesta y luego la comunique verbalmente. Como todo dependerá de lo que le preguntes y de su edad, es buena idea saber qué tipo de preguntas puedes hacerle en cada etapa de desarrollo.

Cuando los niños tienen uno o dos años usan muchos gestos para comunicarse. Por ejemplo, si le preguntas a un bebé “¿dónde está el gato?”, probablemente responda apuntando al animal. También tenderán a contestar preguntas cerradas negando o asintiendo con la cabeza. A esa edad, los pequeños comienzan a usar la entonación para expresar que están haciendo una pregunta (su tono sube al final de las frases). A los dos y tres años, responden verbalmente y entienden las preguntas simples de “dónde”, “qué” y “quién”, además de que comienzan a responder cosas relacionadas con sus deseos y necesidades. Por ejemplo, tu hijo puede preguntar “¿dónde mamá?”. Cuando se acercan a los cuatro años, los pequeños ya son capaces de responder preguntas más complejas como “cuándo”, “por qué” y “cómo”, y formulan sus propias preguntas. Continue reading

Hitos de lenguaje: hablar en plural

Cuando se usa el plural de un sustantivo, indicamos que estamos hablando de más de una persona u objeto. La mayor parte del tiempo, la forma plural de los sustantivos se forma agregándoles una “s” al final. Este es el plural regular. Muchos niños dominan esta regla entre los 27 y 36 meses de edad. Cuando comienzan a usar los plurales, muchos bebés los usan en palabras que usan frecuentemente. Conforme pasa el tiempo, extienden la regla a otros sustantivos. Esto puede ocasionar el uso incorrecto del plural, como cuando dicen “árbols” en lugar de “árboles”.

Durante mucho tiempo, algunos investigadores se interesaron en comprender cómo es que los niños extienden las reglas gramaticales a las palabras nuevas. En 1958, el psicólogo Jean Berko Gleason diseñó el famoso Examen Wug. En él, se les mostraba a los niños un dibujo de un pájaro en forma de flama y se les decía que eso era un “wug”. Después, les enseñaban otro “wug” y se les mencionaba “Ahora hay otro. Ahora son dos. Son dos___”. Los niños, como tú y yo, respondieron “wugs”. Este estudio mostró claramente que los pequeños no memorizan los plurales de ciertas palabras, sino que aprenden y usan las reglas gramaticales. No podrían haber memorizado la palabra”wugs” porque nunca antes la habían escuchado.

¡Practiquen en casa y ayuda a tu hija a aprender a usar la forma plural de los sustantivos! Comienza con frases de dos palabras. Muéstrale algo, como una manzana, y di “una manzana”. Después, enséñale otra manzana y di “dos manzanas”. Repite eso un par de veces y luego deja que ella lo intente. Haz lo mismo con otros objetos y enfatiza el sonido /s/ al final de las palabras para que ella lo escuche claramente. También puedes señalar los plurales que aparecen en los cuentos que lean. Pregúntale “¿qué es eso?” y ve si usa el plural de la palabra. Si no lo hace, simplemente díselo y explícale por qué hay que usar la forma plural.

Hitos del lenguaje: aprender a usar pronombres

Los pronombres son palabras que se usan para sustituir nombres o sustantivos. Dan información sobre el género y número de personas u objetos a los que se está refiriendo. Hay diferentes tipos de pronombres. Los personales, como yo, tú, él, nosotros, vosotros, ustedes y ellos, sirven como sujetos de una oración. Por ejemplo, “Nosotros fuimos al parque”. Mientras que los pronombres reflexivos (me, te, se, nos, les) se usan como objetos directos o indirectos en las oraciones. Por ejemplo, “El bebé me quiere mucho”. Normalmente, los niños aprenden a usar los pronombres personales antes que los reflexivos, pero cuando cumplen tres años ya utilizan los dos.

Los pronombres parecen palabras simples, pero en realidad son conceptos complejos y difíciles de comprender porque marcan una diferencia entre el hablante y los demás. También, ¡los términos cambian dependiendo de quién los esté usando! Con el tiempo tu hijo practicará y aprenderá sus reglas de uso, hasta que un día hablar con pronombres sea algo natural para él. Mientras tanto, recuerda que es normal que los use mal de vez en cuando, especialmente cuando los combine con verbos y otros sustantivos, o cuando se refiera a sí mismo. Continue reading

Consejos para tener conversaciones significativas con tu hija

Seguramente hablas con tu pequeña todos los días, ¡algunos dirán que hablas con ella todo el día! Pero, ¿esa plática es realmente una conversación? Una conversación implica el intercambio recíproco de ideas entre dos o más personas. Si tu pequeña dice algo, primero la escuchas; luego le respondes mientras ella te pone atención; le das tiempo para que formule su respuesta, y así sucesivamente, en una comunicación de dos vías. Las conversaciones pueden tratar sobre lo que sea, desde su personaje favorito hasta los planes que tienen para el fin de semana. Lo más importante es hablar con tu hija, no tener un monólogo con ella.

Tener conversaciones significativas con tu pequeña fomentará su confianza y autoestima porque sabrá que le importas y que te interesas por conocer sus ideas y emociones. También aprenderá cómo comunicarse efectivamente, a la par que amplía su vocabulario y desarrolla sus habilidades lingüísticas. Estos son algunos consejos para que las conversaciones fluyan:

  • Cuando hables con tu hija evita cualquier tipo de distracción (¡celular incluido!). Dedícale toda tu atención.
  • Si estás haciendo algo y tu pequeña quiere decirte algo, trata de dejar lo que estás haciendo para escucharla. Ponerle atención durante un par de minutos marcará la diferencia.
  • Sé paciente. Dale tiempo para responder. Quedarte en silencio le permitirá organizar sus ideas y responderte.
  • Dedica una parte del día para tener una conversación significativa. Por ejemplo, puedes hablar sobre tu día durante la rutina de prepararse para dormir.
  • Fíjate en su lenguaje corporal y expresiones faciales para entender mejor qué es lo que está diciendo.
  • Respeta sus ideas y emociones. Independientemente de que pienses que esté bien o mal, escúchala y respóndele para que sepa que la estás escuchando.
  • Hazle preguntas abiertas que requieran una respuesta diferente a sí o no. Haz lo mismo cuando respondas, ¡practica tus respuestas explicativas!

Los niños y niñas procesan el lenguaje de manera diferente

Es bien sabido que las niñas suelen tener habilidades lingüísticas superiores a las de los niños, y durante un tiempo no se supo muy bien por qué y en qué se diferenciaban sus cerebros. En 2008, algunos científicos estudiaron la actividad cerebral de niños y niñas y los resultados mostraron que, al realizar tareas lingüísticas, las áreas cerebrales asociadas al lenguaje estaban más activas en las niñas porque, de hecho, utilizaban varias áreas del cerebro para completar las tareas.

Este estudio, realizado por investigadores de la Universidad Northwestern, proveyó con evidencia biológica clara sobre las diferencias en el procesamiento del lenguaje en niños y niñas. Se midió la actividad cerebral de 31 niños y 31 niñas de entre 9 y 15 años mientras llevaban a cabo tareas lingüísticas como deletrear y escribir. A veces las tareas se presentaban visualmente y los niños tenían que leer las palabras, y en otras ocasiones se usaban indicaciones auditivas. Los resultados mostraron que las áreas del lenguaje en el cerebro de las niñas estaban significativamente más activas que las de los niños. Por otro lado, en el cerebro masculino la corteza visual y auditiva era la que trabajaba más. Sus descubrimientos sugieren que el procesamiento del lenguaje es más sensorial en los hombres y más abstracto en las mujeres. Continue reading

Hitos del lenguaje: ¡otras personas entienden lo que dice mi hija!

Seguramente hubo un punto en tu vida en el que solo tú eras capaz de descifrar lo que decía tu hija. De hecho, tal vez eso pasaba hasta hace relativamente poco. Sin embargo, con el tiempo y práctica, la pronunciación de tu pequeña ha mejorado lo suficiente para que, ahora, otras personas puedan entenderla.

Este hito del desarrollo del lenguaje, como muchos otros, se alcanza gradualmente; las personas ajenas a la familia no entenderán a tu pequeña de la noche a la mañana. Para muchos niños, este hito se alcanza alrededor de su tercer cumpleaños, pero el desarrollo lingüístico es un proceso muy variable a esta edad, así que esto puede suceder antes o después de esa fecha. Entender a tu hija es un logro que no solo será emocionante para ti y otros adultos, también será importante para su bienestar social y emocional. ¡Ser capaz de comunicarse con el resto del mundo le abrirá las puertas a muchos nuevos aprendizajes! Continue reading