El papá y director general de Kinedu nos comparte consejos para los nuevos padres.

Todos sabemos que ser un padre involucrado en la crianza beneficia a nuestros hijos. Las interacciones enriquecedoras, activas y llenas de amor son la clave para darles el mejor comienzo. Desde que empecé mi carrera en el área del desarrollo de la primera infancia, he predicado la importancia de ser un padre o cuidador activo desde hace 11 años, pero el concepto no se volvió real hasta que me enteré de que sería papá.

En México no es normal que los padres se involucren activamente o pidan permiso de paternidad. Intuitivamente, sabía lo importante que era estar presente en la vida de mis hijas, pero en realidad no había tenido ejemplos de esto a mi alrededor. Así que hace cinco años, antes del nacimiento de mis gemelas, hice lo que suelo hacer cuando tengo una pregunta sobre crianza: me echo un clavado en datos e investigaciones. Estas son tres lecciones que quiero compartir con ustedes este Día del Padre porque me ayudaron a entender mejor mi rol como papá:

Lecciones que aprendí al convertirme en papá:

Ser un padre activo y presente importa.

Los cimientos de las habilidades cognitivas, emocionales y físicas de sus bebés se establecen durante los primeros 1000 días de vida. Las interacciones que los niños tienen con los adultos en sus vidas marca sus vidas para siempre. Esto aplica para cualquier cuidador, pero incontables estudios han demostrado que los bebés que interactuaron más con sus papás tienen mejores resultados cognitivos y mejores calificaciones en los años escolares posteriores. El impacto en sus habilidades socio afectivas es aún mayor: los pequeños que tienen padres involucrados crecen como personas curiosas, sociales y más resilientes al estrés, a la frustración y a la adversidad.

Todos los estudios que he leído llegan siempre a la misma conclusión: cuando un papá se involucra activamente, especialmente desde el nacimiento, el futuro de su hijo es mucho más prometedor. Como padres, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, queremos que crezcan saludables y que sean felices y estables emocionalmente, así que nos toca inculcar estas cualidades desde el nacimiento.

Powered by Rock Convert

Un padre activo beneficia a toda la familia.

Los papás necesitan recordar que si hacen más cosas en casa les permitirán a las mamás, a sus parejas o a los demás cuidadores tener más tiempo para enfocarse en su trabajo, crear lazos afectivos con el bebé, practicar el autocuidado, etc. El impacto de un papá activo es profundo en la maternidad: El nacimiento de un hijo afecta de forma desproporcionada la salud mental y física de las mujeres. Por lo tanto, no es de sorprender que tener a una pareja involucrada en casa durante las primeras semanas después de dar a luz reduce la incidencia de la depresión postparto.

Dicho eso, para que los padres puedan quedarse en casa necesitamos cambios institucionales. Las empresas necesitan ofrecer permisos de paternidad y horarios más flexibles de trabajo. Cuando lo hagan, todos se beneficiarán; incluido el empleador. En las empresas en las que se da permiso de paternidad, las mujeres vuelven al trabajo más rápido, la brecha salarial de género se reduce y los equipos son más productivos. Las empresas deben promover el bienestar y el equilibrio para toda la familia, no solo para las madres. (Esto podría cambiar después del COVID19. Ahora que las medidas de cuarentena alrededor del mundo han demostrado que el trabajo remoto es posible, esto podría implicar cambios positivos para hombres y mujeres.)

Lo que importa no es la cantidad, sino la calidad del tiempo que pasas con tus hijos.

No todos los padres pueden pasar todo el día con sus pequeños. Por lo general salgo de viaje por trabajo, paso mucho tiempo en la oficina y, al final del día, me queda poco tiempo para estar con mi familia. Sin embargo, investigaciones demuestran que el tiempo de calidad no implica organizar eventos especiales de convivencia, sino que se da a través de las interacciones del día a día, como el cambio de pañal, o una rutina como preparar la comida, compartir, o limpiar al final. Es en estos momentos en los que los padres pueden aprovechar al máximo el tiempo que pasan junto a sus hijos; sólo necesitan conectar con ellos, estar en sintonía e interesarse por ellos y por su mundo.

Así que, sea el tiempo que sea, interactúa con tus hijos. Léanles cuentos, tengan una batalla de cosquillas o denles un baño. Estos momentos no volverán. Ser papá cambió mi vida para siempre y he disfrutado cada uno de esos momentos. Aunque no pueda estar con ellas todo el tiempo, estos últimos meses que he pasado en casa, a pesar de las circunstancias, han sido una bendición: ¡he visto a mi esposa y a mis niñas todos los días! No sé cuando terminará esto o qué nos deparará el futuro, pero sé que el presente es un regalo que no planeo desperdiciar. ¡Feliz Día del Padre!

Referencias:


Luis Garza es el fundador y director ejecutivo de Kinedu. Ha estado involucrado en el área de la educación de la primera infancia desde el 2009 cuando cofundó Advenio, una cadena corporativa de guarderías en Latinoamérica. Actualmente, vive con su esposa Paulina y sus tres hijas, Paulina, Balbina y Sofía, en Monterrey, México.

Powered by Rock Convert