Desde el día uno, tu pequeña aprende sobre el lenguaje solo al oír lo que dice la gente que está a su alrededor. Ella escucha las historias que le cuentas, pone atención a las conversaciones que tienen sus seres queridos, etc. También estará expuesta al lenguaje cuando interactúe con otras personas.

Conforme pase el tiempo, estas interacciones se volverán más sofisticadas y ¡tu hija aprenderá mucho de ellas! Primero, comenzará a comprender el lenguaje y, poco a poco, será capaz de expresar sus pensamientos e ideas de una forma no verbal y verbal. Al inicio usará sonidos y gestos, para luego decir sus primeras palabras. Más adelante, continuará desarrollándose y logrará construir sus primeras oraciones. Pero, en este punto, ¿las personas comprenderán lo que dice? Ahí es donde entra la habilidad de pronunciación.

Hoy queremos hablar sobre una estrategia muy buena que se relaciona con las habilidades lingüísticas: las rimas y los trabalenguas. Ya hemos hablado sobre el poder de las rimas, y estoy segura de que has usado canciones de cuna con tu pequeña. Los trabalenguas son geniales porque son cortos y usan sonidos repetitivos y palabras atractivas con ritmos que son fáciles de copiar. Puedes decirlos con tu hija en cualquier momento y lugar. No

necesitas libros ni juguetes, solo una buena memoria.

Este tipo de actividades ayudarán a tu hija a descubrir cómo funciona el lenguaje y, más adelante, se familiarizará con la relación que existe entre sonidos y letras, lo cual le ayudará a comenzar a leer. Hoy me concentraré en un tipo especial de rima que también fomenta las habilidades lingüísticas y alfabetización de tu hija: los trabalenguas.

¿Qué es un trabalenguas?

Un trabalenguas es una frase difícil de pronunciar. Algunos contienen sonidos repetidos, otros usan rimas, mientras que otros combinan ambas estrategias. En todo caso, generalmente son complicados de pronunciar. ¡Decir un trabalenguas requiere de una articulación cuidadosa de las palabras y de mucha repetición!

Los trabalenguas se han utilizado como herramientas para mejorar, con el tiempo, la pronunciación, la gramática y otras habilidades del lenguaje. Se han vuelto un tema de interés entre los científicos, por lo que se han realizado muchas investigaciones.

Powered by Rock Convert

¿Y qué dicen esas investigaciones?

Gracias a estos estudios, se ha concluido que los trabalenguas impactan en diferentes áreas del cerebro, no solo las que se relacionan con el habla. Estas áreas se activan incluso durante la lectura en silencio. Pareciera como si el cerebro estuviera haciendo un gran esfuerzo para decodificar y comprender las palabras difíciles que se le presentan. A esto se le llama “efecto trabalenguas” y ha detonado muchas reflexiones.

Se asume que los trabalenguas, debido a la similitud de las representaciones fonéticas, confunden al cerebro. Por lo tanto, este necesita trabajar más duro y utilizar su memoria mientras practica la articulación.

Otra investigación sugiere que los trabalenguas influyen en el desarrollo del habla correcta, pero, sobre todo, se les ha relacionado con la adquisición de mecanismos lingüísticos complejos, relevantes para el desarrollo del vocabulario de tu pequeña. Los estudios sobre trabalenguas dicen que estos contribuyen de forma significativa en la habilidad de pronunciación de los niños.

Los trabalenguas también refuerzan la comprensión y producción de conjuntos de consonantes y de comunicaciones complejas, así como de los mecanismos de construcción de palabras. Esto propone que los trabalenguas son una excelente manera de desarrollar el vocabulario, contribuyendo a las futuras habilidades de lectoescritura de tu hija.

¿Cómo puedes usarlos?

Del mismo modo en que incorporaste las canciones de cuna. Puedes introducir los trabalenguas a tus rutinas diarias. Comienza con trabalenguas simples. Primero, muéstrale a tu pequeña cómo se pronuncia dándole el ejemplo, y luego practiquen juntas hasta aprendérselo. ¡Esto también estimulará sus periodos de atención y habilidades de memoria! También pueden competir para ver quién se lo aprende primero.

Puedes encontrar trabalenguas muy divertidos en algunos cuentos. En especial, si se acompañan de dibujos y tienen diferentes niveles de dificultad. Primero, deberás leerle los trabalenguas en el cuento; ¡exagera tu pronunciación para que las palabras cobren vida! Más adelante, cuando tu hija comience a aprender a leer, ella será capaz de recitar los trabalenguas que ya conoce, y así más adelante podrá relacionar los sonidos con cada letra, ¡hasta que un día pueda leerlos ella sola!

¡Esta increíble herramienta no solo traba la lengua, sino también el cerebro! Además, será muy divertido aprender estas frases juntas. ¡Tal vez hasta a ti te cueste trabajo pronunciarlos! Usa esta increíble herramienta y mejora las habilidades lingüísticas y cognitivas de tu pequeña.

Más información sobre trabalenguas