¿Alguna vez has estado en una cita juegos o en el parque y has notado que dos niños comienzan a jugar el uno junto al otro en el arenero, pero no interactúan entre sí? Si tu respuesta es sí, es que has sido testigo de lo que los psicólogos infantiles llaman “juego paralelo”. En este artículo explicaremos qué es este tipo de juego y por qué es importante para el desarrollo de tu hija durante su segundo, tercer y cuarto año de vida.

El juego paralelo se refiere a cuando dos niños comienzan a jugar el uno junto al otro, pero no juegan juntos. Las circunstancias hicieron que compartieran un mismo espacio o juguete, pero en realidad no se prestan atención entre sí y no tratan de influir las acciones ajenas. Esta conducta es normal, precede al juego simbólico e interactivo, y suele observarse por primera vez después del segundo cumpleaños y hasta que los niños comienzan a ir a preescolar.

Los psicólogos del desarrollo, basándose en la investigación de Mildred Parten, establecen que el juego paralelo es la cuarta de seis etapas del juego. Los niños pequeños y de preescolar que ya han dominado el comportamiento libre, el juego solitario y juego del espectador, aprenden a socializar gracias al juego paralelo. Después de este hito, los niños comienzan a participar en juegos asociativos en los que aprenden a jugar juntos y a compartir sus juguetes. Después, eso evoluciona al juego cooperativo en el cual los participantes comparten símbolos y se asignan roles complementarios para alcanzar una meta en común, como salvar a una princesa imaginaria o completar una tarea.

Antes de que los pequeñitos adquieran las habilidades socioemocionales necesarias para cooperar con sus pares, el juego paralelo es la manera en la que tu hija adquiere confianza y se acostumbra a jugar y a estar cerca de otros niños, mientras sigue teniendo el control de su actividad individual. Durante esta etapa de transición, ¡es común ver que los pequeños se imitan entre sí! La próxima vez que veas a tu hija jugar junto a otros niños sin mostrar interés por los demás o sin acercarse al grupo, recuerda que está aprendiendo valiosas habilidades sociales al observar y estar cerca de los demás.