La hora de dormir puede ser todo un desafío para algunos bebés, pero ¿qué pasa si tú estás haciendo algo para empeorar la situación? A veces como padres no nos damos cuenta de que podemos estar haciendo cosas que perjudican a nuestros pequeños. Aquí hay 3 errores comunes de la hora de dormir que debes identificar.

 1. Dejar que tu bebé se acueste tarde

En realidad este es un error muy común. A algunos padres les gusta jugar con sus bebés a altas horas de la noche, ya que no pasan mucho tiempo con él después del trabajo o desarrollan el hábito de dormir a su hijo justo antes de irse a dormir. En realidad, dejar que tu bebé se acueste tarde generará que esté cansado, irritable y muy seguramente tendrá problemas para quedarse dormido e inclusive aumentará los despertares nocturnos.

¿Qué puedo hacer?: ¿Sabías que la mayoría de los bebés muestran signos de que están listos para dormir entre las 6 y 8 p.m.? Por eso es importante estar atento a estas señales antes de que tu bebé comience a irritarse. Nota si tiene los párpados caídos o si tu pequeño se frota los ojos. Si logras llevar a tu bebé a la cama cuando se encuentra somnoliento o cansado, pero no completamente dormido, será más fácil para él aprender a dormirse por su cuenta.

2. No tener una rutina antes de acostarse

Algunas veces tu día podría ser un completo caos, ¡y con tu bebé a tu lado probablemente aún más! Sin embargo, no importa qué suceda en tu día, es importante seguir la rutina de tu pequeño. Los bebés prosperan gracias a la estructura y consistencia, por lo que la hora de dormir no es diferente. Si en ocasiones duermes a tu pequeño dándole leche, pero otras veces lo meces para que vuelva a dormirse o lo llevas a tu cama para que duerma; realmente estás haciendo que sea más difícil para que él aprender a dormirse.

¿Qué puedo hacer?: Crea una rutina, ¡y síguela al pie de la letra! Puedes tratar de darle un baño, ponerle su pijama, darle un abrazo y contarle una historia o cantarle una canción de cuna antes de acostarse. Encuentra un patrón que funcione para ti y tu bebé, o revisa algunas técnicas para dormir que sugieren los doctores. Pero recuerda, no importa que rutina escojas, ¡la clave está en seguirla!

3. Dormir en diferentes lugares

Tal vez comenzaste la noche con tu pequeño en su propia cama, pero a media noche terminó en tu cama. En realidad no importa la técnica que hayas elegido para enseñarle a tu bebé a dormir toda la noche, el problema se basa en los mensajes contradictorios. Esta confusión puede alterar el sueño de tu pequeño.

¿Qué puedo hacer?: Establece una regla sobre el lugar donde tu bebé debe dormir y trata de seguirla. Si tu pequeño tiene la edad suficiente para tener su propia cama, anímale a permanecer toda la noche en ella y felicítalo cuando lo logre.

¿Alguno de estos puntos te sonó conocido? Recuerda que lo importante no es centrarse en los “errores”,  sino en qué puedes hacer para cambiarlos. También hay que tomar en cuenta que algunos bebés empiezan a dormir toda la noche a los cuatro meses de edad, mientras que otros no logran esto hasta cumplir los nueve meses, o más.

 

¿Te gustaría aprender más sobre la hora de dormir? Visita estas páginas: