Category Archives: Pañales

¿Cuántos pañales usa mi recién nacido diariamente?

¡Acaba de nacer tu bebé y estás feliz! Ya tienen preparada la casa y están conociendo el temperamento de su chiquito. Sabes que parte del papel de ser padre incluye los inevitables cambios de pañales, ¡y son muchos los cambios! Durante los primeros dos años de vida, podrás sentir que pasas gran parte de tu tiempo cambiando pañales. La buena noticia es que sólo es un pequeño rato el que dedicas al cambiarlo y rápidamente tu bebé lo dejará. De la misma forma, la cantidad de pañales mojados y sucios que cambias al día te podrá dar una buena indicación de la salud de tu bebé. Es decir, si no tiene suficientes pañales mojados puede ser que tu pequeño no esté bien hidratado y, si no cambias pañales sucios, puede ser que esté estreñido.

¿Cuántos pañales debo cambiar al día?

De 0 a 1 mes de edad tu bebé probablemente mojará unos seis o más pañales y ensuciará entre 1 y 4 pañales diariamente. Con esto en mente, estarás cambiando alrededor de 7 a 12 pañales cada día, lo que suma un total de 320 pañales al mes. ¡Estos son muchos pañales! Por esta razón, es muy recomendable empezar a comprar pocos pañales para probar si te gustan y le quedan bien a tu bebé. Cuando encuentres tu marca preferida calcula los costos (estos pueden sumarse), busca cupones y súrtete cuando tengas la oportunidad para ahorrar lo más que puedas para, además, no estar en apuros. Por otro lado, si usas pañales de tela asegúrate de tener más de 12 pañales limpios cada día para cubrir las necesidades de tu pequeño. Recuerda que es importante cambiar el pañal al momento que notes que esté mojado o sucio. Muchas veces es difícil notar un pañal mojado cuando es desechable y, además, suele no molestar mucho al bebé por lo que es importante estar al pendiente del pañal.

Eligiendo pañal: de tela versus desechables

A la hora de elegir los pañales que utilizará tu bebé, tienes dos opciones: pañales desechables o de tela. Esta es una decisión sumamente personal y nadie te deberá presionar para elegir entre cualquiera de los dos tipos. De la misma forma, puedes probar una opción y luego cambiar o alternar entre ambos tipos de pañales. A continuación, te platicaremos un poco más acerca de estos tipos.

 

Pañales desechables:

 

La mayoría de estos pañales cuentan con una capa absorbente que se encarga de mantener los deshechos del bebé lejos de su piel para así evitar irritación, rozaduras o alguna fuga (considera que éstas a veces son inevitables). Existen muchas marcas de pañales desechables, que con los años han mejorado para ser más cómodos y ligeros. También, existen opciones ecológicas que ayudan un poco a reducir la cantidad de pañales que llegan a los vertederos de basura.

 

PROS

• Son convenientes, en especial para cuando sales fuera de casa.

• No requieren limpieza, simplemente los tiras y listo.

• Fáciles de cambiar.

• Muy absorbentes; tu bebé podrá requerir menos cambios.

• Son buenos para prevenir fugas fuera del pañal.

 

CONTRAS

• No son la opción más ecológica a pesar de elegir la opción ecológica de pañales.

• Contienen químicos (que no se ha comprobado que sean dañinos), pero ciertos papás prefieren que su bebé no esté en contacto con ellos.

• Son costosos.

• Su capacidad de absorción impide la incomodidad, por lo que puede ser más difícil que los pequeños los quieran dejar y pasar a utilizar calzones.

 

Pañales de tela:

 

Los pañales de tela actuales no son como los que utilizaban nuestros abuelos. Hoy en día, los pañales son altamente modernos y puedes encontrar diferentes tipos con variaciones en absorción y textura. De la misma forma, en algunos países existen servicios de limpieza de pañales o, bien, puedes optar por lavarlos en casa.

 

PROS

• Existen muchas opciones de telas y diseños a partir de los cuales puedes elegir.

• Si los lavas en casa puedes ahorrarte mucho dinero que si optas por comprar pañales desechables.

• Son ecológicos.

• No contienen los químicos que tienen los pañales desechables.

• Puede ser que le sea más fácil decirle adiós a este tipo de pañal a tu pequeño, haciendo la transición al calzón más fluida.

 

CONTRAS

• Su capacidad de absorción es menor a la de los pañales desechables.

• Causan más mugrerío y son difíciles de limpiar.

• Lavarlos en casa requiere de mucho tiempo y puede aumentar el costo de la electricidad y del agua.

• Contratar un servicio de limpieza puede resultar costoso.

• Al salir y cambiar el pañal es necesario guardar el pañal sucio en la pañalera.

¿Cuántos pañales usará mi bebé a partir de su primer mes?

Tu bebé ya cumplió un mes de edad y para este momento tú deberás haber ya adquirido práctica cambiando pañales. Sin embargo, todo parece a penas estar empezando. Durante los primeros dos años de vida, podrás sentir que pasas gran parte de tu tiempo cambiando pañales. En cambio, la buena noticia es que sólo es un pequeño rato lo que tardas en cambiarlo a partir de la práctica que adquirirás. De la misma forma, la cantidad de pañales mojados y sucios que cambias al día te podrá dar una buena indicación de la salud de tu bebé. Es decir, si no hay suficientes pañales mojados es posible que tu pequeño no esté bien hidratado; y si no tienes necesidad de cambiar pañales sucios tu bebé puede estar estreñido.

 

¿Cuántos pañales debo cambiar al día?

 

A partir de su primer mes de vida, tu bebé mojará alrededor de 4 a 6 pañales todos los días. Por otra parte, notarás que disminuye el número de pañales sucios, lo cual se debe a que sus movimientos intestinales disminuyen. No es necesario cambiar un pañal con heces diariamente. En tanto no veas que tu bebé experimente dolor o su popó esté dura y seca, él no está estreñido. Por otra parte, si crees que tu bebé tiene dificultad para hacer popó, no dudes en contactar a tu pediatra; él te dará las indicaciones a seguir.

Tomando en consideración lo anterior, podrás estar cambiando alrededor de 4 a 10 pañales cada día, lo cual equivale a cerca de 240 pañales al mes. ¡Son muchos pañales! Debido a ello es muy recomendable comenzar a comprar pocos pañales para probar si te gustan y le quedan bien a tu bebé. Cuando encuentres tu marca preferida, calcula los costos (estos se pueden ir sumando), busca cupones y súrtete cuando tengas la oportunidad para ahorrar lo más que puedas y, además, para no estar en apuros después. Por otro lado, si usas pañales de tela, asegúrate de tener más de diez pañales limpios diariamente para cubrir las necesidades de tu pequeño. Recuerda que es importante cambiar el pañal al momento en que notes que esté mojado o sucio. Muchas veces, es difícil notar que un pañal está mojado cuando es desechable y, además, suele no molestar mucho al bebé, por lo que es importante estar atento al pañal.

¿Cuántos pañales usará mi bebé diariamente?

Durante los primeros dos años de vida, podrás sentir que pasas gran parte de tu tiempo cambiando pañales. La buena noticia es que sólo es un pequeño rato lo que tardarás en cambiar a tu bebé y rápidamente dejará el pañal. De la misma forma, la cantidad de pañales mojados y sucios que cambias al día te podrá dar una muy buena idea sobre la salud de tu bebé. Es decir, si no tiene suficientes pañales mojados es posible que tu pequeño no se encuentre bien hidratado; y, si no cambias pañales sucios, puede ser que esté estreñido.

 

¿Cuántos pañales debo cambiar al día?

 

En esta etapa de edad tu bebé probablemente mojará y ensuciará cerca de ocho pañales al día, lo que suma 240 pañales al mes. ¡Estos son muchos pañales! Por lo que se recomienda calcular costos, buscar cupones y surtirse cuando tengas la oportunidad de ahorrar lo más que puedas. Por otro lado, si usas pañales de tela, asegúrate de tener más de ocho pañales limpios para cubrir con las necesidades diarias de tu pequeño. Recuerda que es importante cambiar el pañal al momento que notes que esté mojado o sucio. Muchas veces es difícil notar un pañal mojado cuando éste es desechable y, además, suele no molestar mucho al bebé, por lo que es importante estar al pendiente del pañal.

Cambiando a mi bebé cuando salimos de paseo

Es una satisfacción salir con nuestro bebé de paseo. Ya sea a restaurantes, tiendas o cualquier otro lugar público, resulta una experiencia muy divertida finalmente poder llevar a nuestro pequeño. El único problema que puede ocurrir es el inevitable cambio de pañal donde tristemente no siempre hay un lugar accesible, limpio y cómodo para hacerlo.

 

¿Dónde puedo cambiar a mi bebé?

 

Al salir con nuestros bebés es conveniente ubicar los baños en caso de que se presente la necesidad de hacer un cambio de pañal. Si en las instalaciones hay un baño familiar, excelente. Estos baños son privados, por lo que podrás tener todo el espacio para ti y tu pequeño. Por otra parte, si sólo hay un baño regular es bueno verificar que tenga mesa de cambio y que, además, cumpla con tus estándares de higiene.

 

¿Qué hago si en los baños no hay mesa para cambiar a mi bebé?

 

La mayoría de los baños públicos están equipados con mesas para cambiar a bebés. Sin embargo, aún hay muchos que desafortunadamente no han sido equipados para que las mamás hagan uso de los mismos para los cambios. De la misma forma, puede ser que sí exista mesa, pero las condiciones higiénicas en la misma no son aceptables. ¡Qué incomodidad! Si te topas con alguno de estos casos, te presentamos las siguientes opciones:

 

• Buscar otro cambiador.

• Si no hay otro cambiador, puedes colocar el cambiador de plástico o desechable en la mesa de cambio o sobre las siguientes superficies para cambiar a tu pequeño en

o la carriola

o una banca

o tu regazo

o la cajuela del carro, la cual cuenta con superficie amplia y plana

 

¿Qué necesito llevar en mi pañalera para cambiar a mi bebé fuera de casa?

 

• Bolsas de plástico para ropa y pañales sucios

• Toallitas húmedas

• Pañales limpios

• Cambiador de tela o plástico (si se puede, acolchonado)

• Protectores desechables

• Gel anti-bacterial para tus manos

• Un juguete distractor

• Cambio de ropa

 

Para terminar, es importante hacer el proceso lo más cómodo para tu pequeño. Recuerda colocar siempre debajo de él una tela o colchoncito cambiador para que no sienta muy dura la superficie. Asimismo, recuerda jugar un poco y distraerlo con un juguete o hacerle cosquillas para hacer que ese momento sea más agradable para los dos.

¿Qué es y cómo curar la rozadura del pañal?

La rozadura, o dermatitis del pañal, es sumamente común en los bebés. A pesar de cambiar con frecuencia los pañales y cuidar su limpieza, tu bebé puede llegar a experimentar esta condición. La buena noticia es que, de forma general, es fácil de tratar y en unos días desaparecerá.

 

¿Cuáles son las causas de la rozadura?

 

La rozadura, ocurre cuando se mezclan dentro del pañal bacterias, humedad, hongos y residuos de jabón e, incluso, materia fecal y de orina. Estos componentes, junto con el calor natural del cuerpo, pueden dañar la capa superior de la piel causando así la dermatitis. Otras causas incluyen exposición prolongada al pañal y el uso de antibióticos ya que estos últimos erradican tanto a las bacterias buenas como a las malas, favoreciendo así la infección por levadura. La introducción a productos nuevos de limpieza, como el detergente, toallitas húmedas, lociones o talco, pueden irritar la piel. De la misma forma, la introducción a los alimentos sólidos cambiará los componentes y frecuencia de las heces.

 

¿Cómo es la apariencia de la rozadura?

 

Cuando un bebé se roza, la piel en el área del pañal se hincha, inflama, irrita y se presenta un aspecto rojizo.

 

¿Cómo tratar la rozadura?

 

Para tratar la rozadura es muy importante dejar que la piel de tu bebé esté lo más limpia y seca posible. Si utilizas toallitas húmedas, aun cuando sean hipoalergénicas, intenta disminuir su uso habitual y no las utilices mientras esté rozada la piel de tu pequeño. En cambio, limpia el área con agua limpia y algodón tocando de forma gentil la piel sin frotarla. Al terminar de limpiar, no olvides dejar que la piel seque en su totalidad. Ya que tu bebé esté seco es hora de cambiarlo a un pañal nuevo. Puedes optar por un pañal un poco más grande y ropa suelta para que el pañal no esté muy cerca de su piel.

Por otra parte, cuando la dermatitis se vea rosa, puedes aplicar una capa de crema protectora sin fragancias, conservantes o ingredientes que pueden irritar o ser absorbidos por la piel y ser dañinos. Lo mejor es elegir una crema suave que contenga óxido de zinc. Consulta a tu pediatra para que te indique la mejor opción. Recuerda no utilizar talco o remedios caseros sin consultar primero a tu médico.

 

¿Cuándo es conveniente consultar a mi médico?

 

Si la dermatitis no mejora y ya pasaron 3 o 4 días; aparecen granitos, ampollas o pus, así como calentura; se incrementa la rozadura fuera del pañal y notas que ésta es muy severa; no dudes en consultar a tu pediatra.

 

¿Qué puedo hacer para prevenir la dermatitis?

 

• Cambia el pañal frecuentemente.

• Evita pañales con un nivel alto de absorción (estos suelen cambiarse con menor frecuencia).

• Evita el uso de toallitas húmedas.

• Deja que la piel seque completamente antes de colocar el pañal nuevo.

• Lávate muy bien las manos antes y después de cambiar el pañal.

• Si utilizas pañales de tela asegúrate de que estén muy limpios, que el detergente usado sea delicado y sin fragancias y, además, que lo hayas enjuagado dos veces.

• Asegura que el pañal no esté muy apretado para que la piel tenga espacio para respirar.

Paso a paso: Cómo cambiar el pañal de tu bebé

Aunque no existe una sola forma correcta para cambiar el pañal de tu bebé, ¡el secreto es encontrar la forma adecuada  para ti y tu pequeño!  Te damos algunos consejos que te podrán ayudar a dominar esta gran y retadora actividad.

Preparación

La preparación es clave antes de cambiar un pañal, así que antes de empezar asegúrate de cumplir con estos cuatro puntos:

No olvides siempre tener los productos más esenciales.

Asegúrate de tener tus toallitas húmedas o tus toallitas de tela mojada, dependiendo de lo que utilices para limpiar a tu bebé durante el cambio de pañal. Así mismo, no olvides la crema protectora o vaselina, especialmente si tu bebé es propenso a erupciones,¡ y por supuesto nunca olvides los pañales! No querrás pasar tu noche en busca de una tienda que venda aquellos pañales especiales para tu bebé.

Mantén todos tus pañales y productos cerca, en un lugar de fácil acceso.

¡A veces tu día puede ser un caos y a la hora de cambiar el pañal de tu bebé se te puede llegar a olvidar la crema protectora e incluso los pañales!  Dejar a tu bebé en el cambiador puede ser muy arriesgado, incluso si el cambiador cuenta con una correa de seguridad. Así que siempre trata de tener todo lo que necesitas para cambiar a tu pequeño en el lugar donde generalmente  lo cambias, para así evitar cualquier tipo de accidentes.

Busca un lugar limpio, seguro y cálido para cambiar a tu bebé.

¡Recuerda que la seguridad siempre va primero! Al elegir un lugar, es importante asegurarse de que tu bebé no pueda caerse fácilmente. Puedes intentar usar una almohadilla, un cambiador o simplemente coloca una manta en el suelo o en la cama para cambiarlo.

Siempre lávate las manos antes y después de cambiar el pañal de tu bebé.

La higiene de tu bebé tiene que ser una de tus primeras prioridades. Recuerde que estás limpiando las heces de tu pequeño y nunca sabes donde estas pueden llegar, ¡incluso sin saberlo podrás tener un poco en tu cara! Algunos pediatras sugieren limpiar las manos de tu bebé después de cambiarlo, ya que puede que tu bebé se haya embarrado un poco de su popo, sin que tu te des cuenta.

Te damos algunos simples  PASOS que puedes seguir para cambiar el pañal de tu bebé:

1. Coloca a tu bebé en el cambiador.

2. Desviste a tu bebé.

3. Abre un nuevo pañal y colócalo por debajo de tu bebé. La parte de atrás del pañal debe de quedar por la cintura de tu bebe.

4. Abre y retira hacia abajo la parte delantera del pañal sucio. Ojo: Si tu bebé es niño, es posible que desees cubrir su pene con un paño limpio o una toallita húmeda para que no se orine en ti.

5. Limpia a tu bebé cuidadosamente con una toallita húmeda o una tela mojada. Ojo: Si tu bebé es una niña, limpia de adelante hacia atrás.

6. Si tu bebé se hizo popo, toma otra toallita húmeda y limpia sus nalguitas. Puedes levantar sus piernas o rodarlo suavemente hacia un lado y luego al otro. Asegúrate de limpiar muy bien en los pliegues de los muslos.

7. Quítele el pañal sucio y déjelo a un lado. Si has seguido el paso tres, el nuevo pañal deberá estar debajo de tu bebé.

8. Antes de aplicar la crema protectora, deja que su piel se seque por unos momentos.

9. Antes de cerrar el nuevo pañal, asegúrate que llegue hasta el estómago de tu bebé. Ojo: Si tu bebé es niño, asegúrate de apuntar su pene hacia abajo para reducir la posibilidad de que se salga su orina.

10. Cierra el pañal pegando las tiras adhesivas de los dos lados. Asegúrate de que quede bien ajustado, pero no tanto que le pellizque la piel.

 

Recomendaciones:

• Si tienes un recién nacido, asegúrate de no cubrir su cordón umbilical con el pañal, puedes doblar la parte delantera si se trata de un pañal regular. También puedes comprar pañales para recién nacidos, tienen un corte especial para el cordón umbilical del bebé.

• Al cerrar el pañal, asegúrese de separar las piernas de tu bebé lo más posible. Cuida que el pañal no se abulte demasiado, ya que podría causar irritación e incomodidad en tu bebé.

• Aprovecha este momento para seguir reforzando tu relación con tu bebé. Puedes utiliza el cambio de pañal para jugar con él, cantarle o hacerle cosquillas. No sólo harás que tu bebé disfrute este momento, si no que será más divertido para ti también.

Todos tenemos diferentes maneras de cambiar un pañal, ¡compártenos cual ha sido la mejor manera para ti en los comentarios!