Category Archives: Mi pareja y yo

Falsas expectativas

Muchas de las peleas o discusiones en pareja surgen por falsas expectativas. La mayoría de las mujeres tienen muy altas expectativas sobre su pareja y su papel de futuro papá. Se imaginan al papá perfecto para su futuro bebé perfecto. Algunos padres también tienen esta falsa expectativa de la mamá o mujer perfecta. Sin embargo, no existen las personas perfectas, y por lo tanto, tampoco los padres perfectos. Reconocer esto desde un principio puede ayudar a que ambos contribuyan de manera conciente en la futura educación y crianza del hijo.

Para evitar posibles discusiones en un futuro, lo mejor que podemos hacer es platicar con nuestra pareja sobre nuestras expectativas familiares. Estas pueden ser desde el número de hijos que planean o desearían tener, hasta los roles de cada uno como futuros padres.  Esto puede servir no sólo para eliminar falsas expectativas en un futuro, sino también para planificar una familia.

Recuerda, los nueve meses del embarazo te permiten prepararte para la llegada de un nuevo miembro en la familia. La mejor forma de prepararte es por medio de la información y los buenos hábitos. Leer sobre temas que no conoces pueden ayudarte a prevenir futuros problemas familiares. De igual manera, aclarar temas importantes con tu pareja pueden ayudar a no crear falsas expectativas de tu pareja, y por consiguiente, a evitar posibles discusiones.

Fomentando el respeto en la familia

Después de la llegada de un bebé, las nuevas responsabilidades pueden causar más tensión y discusión en la pareja. Éstas pueden llegar al grado de perder el respeto por la otra persona.
Además, las relaciones de pareja disfuncionales pueden afectar en la crianza de los hijos. Estudios han encontrado que los padres que no tienen una buena relación con su pareja educan a sus hijos con menos consistencia. Por lo tanto, es muy importante mantener el respeto hacia tu pareja para fomentar la paz en tu familia, en especial ahora que su bebé forma parte de ella.

¿Cómo fomentar el respeto de pareja?

La comunicación es fundamental en una relación de pareja. Saber expresar de forma correcta los sentimientos, deseos e ideas es una de las cualidades que más se necesita en la pareja. Para que haya paz, es importante que tu pareja sepa que la respetas y valoras. Por lo tanto, la intimidad, el expresar afecto y comunicar gustos es fundamental en la relación de pareja. Además, otra forma de fomentar el respeto es por medio de la práctica del autocontrol en situaciones de estrés o discusión. El control emocional ayuda a que no digas o hagas cosas de las que luego te puedas arrepentir.

¿Qué hacer cuando la situación se ha salido de control o cuando el daño ya está hecho?

Si se ha llegado a las ofensas verbales o físicas, lo mejor que se puede hacer es buscar ayuda profesional para tratar de solucionar las cosas. Ver las cosas desde otra perspectiva puede ayudar mucho.

Considerando que los hijos toman como modelo de imitación a los padres, aquí hay algunas sugerencias para evitar que imiten conductas negativas:

• Evita cualquier discusión delante de tus hijos. Si necesitan hablar de algún tema delicado, es mejor que lo hagan en privado
• Evita cualquier insulto ya sea a tu pareja u otras personas. Practicar el autocontrol es fundamental para poder cumplir estrictamente este punto
• Aprende más sobre los gustos e intereses de tu pareja
• Toma un curso o lee un libro sobre inteligencia emocional

Diferencias entre pareja

Muchas de las peleas o discusiones en pareja surgen por diferencias de opinión sobre cómo criar a los hijos, qué tipo de educación ofrecerles, o cuál servicio médico recibirán. Sin duda, muchas veces las opciones son limitadas por falta de recursos económicos. No es de extrañarse que muchos de los problemas de pareja empiezan por discusiones relacionadas a diferencias sobre en qué o cómo gastar el dinero.

Para evitar posibles discusiones en un futuro, lo mejor que podemos hacer es platicar con nuestra pareja sobre nuestras opiniones desde un principio, aclarando temas sobre gastos médicos, colegiaturas, entre otros. Por ejemplo, se pueden hacer preguntas como: ¿Nuestro hijo irá a una escuela o universidad pública o privada? Lo normal sería que tengan distintas opiniones en algunos temas. Lo que deben hacer, como con cualquier otra diferencia, es respetar la opinión del otro y llegar a un acuerdo.

Recuerda, los nueve meses del embarazo te permiten prepararte para la llegada de un nuevo miembro en la familia. La mejor forma de prepararte es por medio del diálogo en pareja sobre temas importantes sobre la educación y el cuidado del futuro bebé.

Recuerda, ¡el dialogo debe ser abierto y respetuoso para llegar pacíficamente a un acuerdo! No olvides que lo importante es prepararse para que el futuro bebé pueda crecer en un ambiente sano y lleno de amor.

Cambios en la pareja primeriza

Después de la llegada de un bebé, la vida de pareja cambia para siempre. Ahora, ambos tienen nuevas responsabilidades y actividades, a las cuales deben hacer espacio en sus agendas. Es probable que sientan una carga muy grande, especialmente los primeros meses. También, cada uno puede adoptar el cambio de manera distinta, siendo así que el cambio puede resultar mucho más difícil para ti o tu pareja.

Algunas de las actividades que podrían cambiar y a las cuales deben estar preparados son: tiempo de sueño, baja laboral por maternidad, probabilidad de depresión postparto y alteración en la relación íntima o sexual. Tomen en cuenta que el informarse y estar preparados puede ayudar a que ambos trabajen mejor la relación para que estos problemas no sean motivo de discusión. Además, esto ayuda para que ninguno de ustedes tenga falsas expectativas respecto al cuidado del nuevo miembro de la familia.

Para aquellos que van a ser padres por primera vez, los siguientes consejos pueden ser de mucha utilidad:

• Antes de que nazca su bebé, ambos deben comprometerse con la nueva responsabilidad que conlleva el traer a un bebé al mundo
• Un bebé no resolverá sus problemas de pareja, por lo que ésta no debe ser una razón para tenerlo
• A veces la mamá puede dedicar mucho tiempo al bebé y ésto puede causar que el papá se sienta distanciado. Por eso, es importante que desde un principio el papá participe activamente en el cuidado del bebé
• Deben acordar y dividir el cuidado del bebé. De preferencia, que el reparto sea equitativo para evitar posibles discusiones o problemas de pareja
• Es normal que el bebé tome mucha de su atención, en especial al principio. Sin embargo, también deben cuidar de su relación y dedicar tiempo de calidad a su pareja

¡Traer a un bebé al mundo puede ser una gran responsabilidad, pero también puede ser una de las mejores cosas que te pase en la vida!

Balance: trabajo vs. familia

Hoy en día, la mujer ha logrado ocupar puestos importantes dentro de grandes empresas. Cada día, más y más mujeres entran al campo laboral. La única diferencia es que ahora muchas mujeres trabajan y al mismo tiempo mantienen a una familia. La pregunta es: ¿Cómo le hacen para poder hacer las dos cosas a la vez?

La verdad es que es imposible dedicarse por tiempo completo a dos cosas. Si le sumamos más tiempo a la familia, automáticamente le restamos tiempo al trabajo o carrera profesional. Lo mismo sucede si invertimos las cosas. Sin embargo, cuando se cuenta con la ayuda de la pareja resulta más fácil dedicar tiempo de calidad, aunque no sea completo, a ambos. La mujer necesita el apoyo de su pareja para poder lograr tener ambas cosas, una familia y una carrera profesional. Las parejas que se ponen de acuerdo y deciden compartir equitativamente los roles del hogar, tienen más posibilidad de tener éxito en el campo laboral.

Por otro lado, algunas mujeres dejan a un lado, ya sea la idea de formar una familia o de tener una carrera profesional exitosa. ¿Por qué sucede esto? Muchas mujeres sienten la presión social de ser amas de casa o de exclusivamente dedicarse al cuidado de la familia. A través del tiempo, se ha hablado mucho sobre lo importante que es dedicarle tiempo completo a los hijos. Sin embargo, estudios han encontrado que lo que verdaderamente importa es la calidad, no la cantidad. Si eres una mujer que siempre ha deseado entrar al campo laboral, es mejor que lo hagas. De no ser así, la frustración de dejar a un lado lo que deseas podría afectar a tus hijos. Por lo tanto, busca pasar tiempo de calidad con tus hijos sin sentirte mal por no estar las 24 horas con ellos. Lo importante es que tu también seas feliz para que puedas transmitir esta felicidad a tus hijos, dedicándoles tiempo de calidad todos los días.

Mantén un balance entre tu carrera profesional y tu familia. Como mujer puedes lograr ambos, siempre y cuando cuentes con el apoyo de tu pareja o algún familiar. ¡No olvides dedicar tiempo de calidad a tus hijos!

Una responsabilidad compartida

El nacimiento de un bebé trae consigo muchos cambios en la rutina y vida de pareja especialmente porque este nuevo miembro es completamente dependiente de lo que hagan o no sus padres. Los cuidados del bebé abarcan desde cambiarle el pañal a cada rato, hasta dedicarle el tiempo para reír, hablar y jugar con él. Inclusive, el bebé necesita que algún adulto este al pendiente mientras duerme, come, y da sus primeros pasos. Como ves, el bebé necesita atención todo el tiempo, especialmente en sus primeros años de vida.

Es normal que de vez en cuando surjan nuevas discusiones entre la pareja. Antes no tenían esta nueva responsabilidad compartida, y ahora uno de los dos debe actuar a cada rato que el bebé necesite de algún cuidado. Por lo tanto, te preguntarás: ¿quién debe levantarse durante la noche? ¿Quién debe cambiarle el pañal con más frecuencia? ¿Es normal que la mujer acabe haciendo casi todo? Para responder estas preguntas, es crucial primero entender la situación de la pareja. No significa que por ser la mujer tengas que cuidar del bebé por competo. Tampoco se trata de comenzar una discusión sobre quien ha cuidado más del bebé últimamente. No se puede tampoco llevar cuentas sobre cuantas veces tu pareja ha cambiado el pañal en comparación a ti. Se trata de una pareja que está trabajando junta en cuidar y criar a una nueva persona. Por lo tanto, ambos deben contribuir en el cuidado de este nuevo bebé. Sin medir, sin discutir y sin culpar al otro. Lo que más beneficiará a ambos es hablar sobre el tema antes de que nazca el bebé. Entender a la pareja, ponerse en sus zapatos y ceder de vez en cuando, son las mejores formas de compartir esta nueva responsabilidad.

Recuerda, un bebé es una gran responsabilidad, pero también es una gran bendición. Sin duda, ¡podría ser una de las mejores cosas que te lleguen a pasar en esta vida!

Estilos de crianza

Debido a los avances en estudios científicos sobre el desarrollo humano, ahora sabemos la importancia de la crianza desde los primeros años de vida. La mejor forma de preparse es hablando con tu pareja sobre la futura educación y crianza de tu bebé. Según varios estudios, los padres contribuyen y ayudan a formar el comportamiento, la personalidad, la autoestima, y la psicología de un niño. La psicóloga, Diana Baumrind, ha estudiado sobre los efectos que los diferentes estilos de crianza. Según Baumrind, los estilos de crianza tienen dos dimensiones: el control o exigencia y el afecto. El estilo autoritario se basa en rigidez, exigencia y control, sin afecto ni respuesta a las necesidades del niño. Son padres muy exigentes que se basan en la disciplina firme. El estilo democrático se basa en disciplina, pero con flexibilidad, afecto y respuesta ante las necesidades del niño. El estilo permisivo se basa en el afecto excesivo, sin disciplina ni límites. Por último, el estilo poco responsivo o negligente se basa en el rechazo, la falta de disciplina y de afecto. Son padres que no están involucrados y no responden ante las necesidades del niño.

Baumrind encontró según el estilo de crianza de los padres, los hijos demostraban ciertas características en común. Por ejemplo, los niños criados por padres autoritarios tenían baja autoestima, eran infelices, inseguros y poco amigables. Los niños criados por padres democráticos eran competentes, felices y autosuficientes. Los niños criados por padres permisivos eran dependientes, inmaduros, tenían bajo autocontrol y bajo rendimiento académico. Por último, los niños criados por padres poco responsivos o negligentes tenían un apego inseguro, problemas con otros niños o pocos amigos.

El modelo de Baumrind sobre los estilos de crianza ayuda a los padres a entender sobre los tipos de crianza que más funcionan, y el por qué uno funciona más que el otro. Sabemos que los niños necesitan disciplina, pero también ahora más que nunca sabemos que el afecto es crucial en el sano desarrollo humano. Según los efectos que hemos visto, el mejor estilo de crianza es el democrático. Los padres deben fijar límites, mientras que también deben dar afecto y responder a las necesidades del niño.

El efecto de la oxitocina antes y después del parto

La oxitocina es la llamada “hormona del amor,” puesto a que ésta se relaciona con el apego, la felicidad, el amor y el orgasmo. Los niveles de oxitocina aumentan a finales del embarazo, cuando tu bebé está por nacer. La oxitocina prepara el cuerpo para el parto, induciendo las contracciones del útero. Después de que nace el bebé, los niveles de oxitocina se elevan para expulsar la placenta. Sin embargo, ciertos factores pueden inhibir la producción de oxitocina durante el parto. Por ejemplo, el miedo, la ansiedad, la anestesia o el enojo pueden inhibir la producción de oxitocina, por lo que el medico tendrá que administrar oxitocina sintética, una medicina que imita las funciones de dicha hormona. También, este medicamento llamado Pitocina, puede acelerar e inducir el parto, o expulsar la placenta después de un parto por cesárea.

Por otro lado, la oxitocina también provoca la conducta maternal y el apego de la madre al bebé. Finalmente, la oxitocina está relacionada a la lactancia, de manera que esta hormona produce el reflejo que permite que la leche baje para que el bebé pueda ser amamantado.

La producción de la “hormona del amor” es una de las hormonas más importantes que tenemos los seres humanos a nivel físico y psicológico. La oxitocina no solo permite a un bebé nacer, sino que también favorece el cuidado y apego con su madre para una mayor posibilidad de supervivencia.

Trabajo en equipo

Existen muchos tipos de pareja: la que compite entre sí todo el tiempo, la que pelea a diario, la que hace todo por su lado, y la que trabaja en equipo. La dinámica y los roles suelen cambiar con la llegada de un bebé. Esto sucede principalmente en las parejas primerizas. Ahora, ambos tienen una responsabilidad que deben incluir en sus vidas diarias. Una de las mejores formas de sobrellevar este cambio es trabajando en equipo.

Trabajar en equipo con tu pareja significa colaborar juntos con un mismo objetivo. El respeto y la tolerancia son dos virtudes que ambos deben practicar para tolerar las diferencias del otro y respetar las opiniones distintas a la de uno mismo. El bebé necesitará de muchos cuidados y será responsabilidad de ambos atenderlo en cada una de sus necesidades.

El embarazo sirve para practicar el trabajo en equipo y fortalecer las virtudes mencionadas anteriormente. Una vez sean expertos, se les facilitará la crianza del nuevo bebé que está por nacer. Recuerda, tus emociones, ya sean positivas o negativas, afectan al desarrollo de tu bebé desde el vientre. ¡No olvides fomentar el trabajo en equipo, ya que éste puede brindar satisfacción y emociones positivas en la pareja, e inclusive en tu bebé!

Escogiendo un nombre de bebé

Ha llegado el momento en el que finalmente deben elegir cómo se llamará su bebé. Entre tantos nombres, ha de ser difícil escoger uno. Seguro ya le han mencionado sus nombres favoritos a sus familiares o amigos y les han dado diversas opiniones. Recuerden que es imposible que un nombre les guste a todos, por lo que no deben basarse en las opiniones de los demás. Posiblemente escuchen el nombre de su bebé a diario toda su vida. Por lo tanto, elijan el nombre que más les guste a ambos (a ti y a tu pareja). Recuerden que el bebé es de dos, por lo que es importante que se incluyan mutuamente en la decisión.

Pueden comenzar buscando nombres en internet o en un libro y anotando una lista de los que más les gusten. Intenten anotar sólo aquellos nombres que realmente les agraden mucho a los dos. Después, hagan la lista más pequeña hasta quedar con de 3 a 5 nombres para que de esta forma les sea más fácil tomar la decisión final.

Aquí hay algunas cosas que pueden tomar en cuenta antes de elegir el nombre de su bebé:

• Busquen el significado de los nombres que más les gusten. Tal vez esto ayude a eliminar algunos nombres de su lista.
• Piensen en los apodos que pueden llegar a surgir de cada uno de los nombres. Alguno de ellos podría prestarse a posibles burlas, por lo cual podría ser mejor elegir otro nombre.
• Consideren complacer a la familia, al abuelito, o algún amigo. Siempre y cuando ustedes dos estén felices y de acuerdo con el nombre.