Category Archives: Mamá Bloggera

Soy mamá y también soy…

Hace mucho, muchísimo tiempo atrás (no importa cuánto, ser mamá es un antes y un después), cuando teníamos que presentarnos, decíamos nuestro nombre, quizás la edad y hasta por ahí también a lo que nos dedicábamos. Lo más seguro es que eso es lo que nos definía. Una vez más, debemos admitir y asegurar que ser madre pasó al centro de la escena, y con eso una transformación de nuestras relaciones con los demás.  Continue reading

Feliz, feliz en tu vida

Mucho se habla sobre la alegría innata de los niños, y es que la pregunta es: ¿Ellos vienen con el chip de la felicidad incorporado o somos nosotros los padres, los encargados de transmitirle ese sentimiento tan cotizado que trae consigo risas al por mayor? Y es que sí, la realidad es que siendo niños, la alegría y el reírse constantemente, debería ser un derecho natural. Aunque también es cierto que esto es algo que se construye, como los hábitos, como el carácter. Continue reading

La maternidad en la era de la híper-conexión

En las charlas cotidianas con mi madre siempre aparece un tema recurrente, y es el hecho de cómo simplifica la tecnología, la vida de las madres. Siempre me cuenta ella que cuando yo era bebé no era tan común tener un teléfono fijo en la casa ¡obviamente no existía todavía el celular! Para hacer una llamada, muchas veces había que recurrir al teléfono público más cercano. Esto, claramente, está a años luz de la era de los celulares, tablets y la conexión a internet en general.

Porque por más que la tecnología nos ayudó y nos ayuda a las madres en varias cosas, por ejemplo podemos hacer la compra en línea del supermercado y no tener que hacer toda la fila con un bebé que justo le toca comer y está fastidioso. En vez de esperar largos minutos esperando que nos den el bendito turno al médico, también podemos pedir una cita con un solo click, y hasta para hacer la tarea y ayudar a nuestros pequeños, ¡cualquier duda se soluciona con Google al alcance! Continue reading

Ver crecer a un hijo

Hay cosas en la vida que por definición vale la pena vivirlas, desde irse de viaje con una amiga, cortejar al chico que nos gusta, quedarse toda una noche despierta para ver un amanecer y seguramente miles más. Pero si hay algo que toda mujer que es madre no quiere perderse ni un instante, es el de ver crecer a nuestros hijos.

¿Cómo puede ser que hasta ayer nos asombrábamos de su primera sonrisa? y hoy ya se ríe a carcajadas cuando le hacemos cosquillas. ¿O recuerdan cuando hasta hace un tiempo lo mirábamos gatear persiguiéndonos por toda la casa? y hoy el andar de sus dos patitas nos maravilla el alma. ¿Cuándo es que dejó de necesitar nuestros brazos para poder desplazarse? ¿O cuándo con cada gemido intentábamos adivinar qué es lo que nos estaba pidiendo y hoy: “mami agua” lo escuchamos casi a diario. ¿Porqué será que nos causa tanta felicidad pero a la vez mucho miedo que crezcan? Continue reading

La maternidad: ¿una causa compartida?

Parecería que al ser madres, todas las mujeres del mundo deberían unirse bajo un manto invisible que les transfiere la posibilidad de tener que pensar bajo un mismo criterio, y aunque todas tengamos el título de madre “bajo el brazo”, sabemos que las opiniones son infinitas, tanto como las personas. Si hablamos de las diferentes madres de cada país, entraríamos en las diferencias culturales obvias que nos atraviesan. No es lo mismo una madre de Japón, que una madre de México, o una de Argentina. Hay países donde por ejemplo se acostumbra a dormir más temprano, otras que son mas flexibles con la tecnología, etc. Pero lo que más intento destacar, es que más allá de dónde hayamos nacido, o de nuestra historia personal, hay que aceptar que entre las madres siempre vamos a encontrar diversas opiniones. Continue reading

Contradicciones de una madre posmoderna

Desde que el mundo es mundo y desde que la madre es madre, vivimos inmersas en un mundo de contradicciones, que cada vez son más y de las más variadas. Cosa que nos lleva a preguntarnos: ¿Qué queremos realmente las mujeres cuando somos madres?, o en realidad, nunca sabremos la respuesta a esta pregunta y lo que nos define es la duda y la contradicción constante, y ahí radica nuestro secreto. Como sea, bienvenido a nuestro mundo. Continue reading

No hay límites para el amor. ¿Y para la vida?

A las mujeres, sobre todo cuando somos madres, se nos activa el chip que viene con la frase: “no hay límites para el amor”. Y es cierto, ya que por nuestros hijos, somos capaces de matar, o morir, o lo que sea para verlos felices. Porque los amamos de una manera inconmensurable es que creemos que el límite en este caso no existe. Pero aunque parezca contradictorio, los límites y el amor se encuentran íntimamente relacionados.

Pensarán algunos, ¿porqué se me ocurre escribir sobre esto?, y es que como madre nos encontramos todo el tiempo en la delgada línea de pensar si le estaré haciendo un bien, o le estaré haciendo un mal, dejándolo o no hacer tal o cual cosa, y es que creo que éste es uno de los desafíos más difíciles que tenemos como madres y educadoras. ¿Cómo hacer para dejarlo llorar y verlo sufrir aunque sepamos que en el fondo estamos haciéndole un bien? Continue reading

Consejos vendo… ¡Para ti tengo!

Quien quiere oír que oiga. El problema es cuando una ya no quiere escuchar a las que predican tener la verdad sobre absolutamente todo, o es que quizás nos cansamos de oír infinidad de consejos, que al fin y al cabo son eso, consejos sobre algo que le paso a otra. Y es que ser madre es algo TAN personal…

Cuando nos embarazamos ya empezamos a afinar el oído para escuchar a nuestra madre, a la suegra, a una amiga, a una vecina, y hasta a la empleada de la farmacia. Pareciera ser que todos tienen algo que decir al respecto. Al principio es sobre la panza: que si está baja, que por la forma es una nena (y quizás hace 3 ecografías ya sabíamos que es varón), que hace bien comer espinaca porque el bebé crece fuerte, que nos guardemos las noches de luna llena, que hagamos reposo, o que nos mantengamos activas. Todos se empeñan en aconsejarnos, cuando en realidad lo que queremos es escucharnos a nosotras mismas, nuestro instinto, y sobre todo poder vivir la experiencia a nuestra manera. Continue reading

Niños que muerden…

A partir de la escolarización de los niños cada vez a más temprana edades posible observar nuevas formas de expresar los sentimientos (afecto, alegría, tristeza, malestar, etc.). Al ingresar a este nuevo contexto social y acrecentar el contacto con otros niños, también surge la necesidad de comunicarse y, como la expresión verbal se encuentra algo limitada, en esta etapa el cuerpo cumple un rol primordial. Es por ello que, para comprender lo que le ocurre a un niño, debemos hacer una continua lectura de sus gestos y manifestaciones físicas. Es común, que en el salón de clases observemos grandes abrazos como también algunos gritos, empujones y mordidas, cuando sienten que no son comprendidos por algún compañero. Dichas reacciones, son normales, y están relacionadas con el desarrollo.

Las mordidas son una forma más de explorar el mundo que los rodea, tal como lo es empujar, apretar y sacudir, entre otras acciones. La boca de los bebés es una zona desarrollada tempranamente, por lo cual constituye una herramienta primordial en la exploración activa. A su vez, muchos niños se encuentran atravesando el periodo de dentición, lo que implica una sensibilidad especial en la zona bucal y una necesidad de morder frecuentemente.

En estas situaciones, es importante no obviar lo sucedido, pero tampoco señalar al niño cada vez que esto ocurre; se deben buscar caminos preventivos para que esto no suceda tan frecuentemente. Es aconsejable tratar de mostrar de qué otra manera puede expresarse, por ejemplo mostrándole cómo abrazar suavemente a su compañero, o enseñándole a decir que no con su dedo si algo le molesta; así como también se le pueden ofrecer juguetes de goma, mordillos u otros objetos que contribuyan a la calma y eviten conflictos.

Genera un efecto positivo mostrarle formas de reparar el daño sufrido por el otro como: darle un beso, una caricia, prestarle un juguete, etc. Si el niño insiste en morder, se le puede apartar un momento del grupo y conversar sobre lo sucedido, mostrando algo de disgusto por el daño causado, sin elevar el tono de voz.

Es fundamental pensar que es una etapa como otras y que pasará, pero todo lo que el niño pueda ir incorporando en este momento en cuanto a la relación con los demás es sumamente importante y fijará pautas para un futuro.


 

Más sobre Ceci:

Mi nombre es Cecilia, escribo desde Buenos Aires, Argentina.IMG_4656

Además de ser la mamá de Guadalupe (el mejor de los trabajos); soy Licenciada en Educación Inicial, y desde hace 15 años ejerzo mi profesión. Me he desempeñado durante cinco años como coordinadora pedagógica en Jardín Maternal y como docente en distintas instituciones educativas con niños de 45 días a 5 años.

 

 

Vacaciones baby-friendly

Vacaciones… esa palabra mágica que esperamos todo el año para poder pronunciar, y obviamente planificar. Las vacaciones, ese momento tan soñado, ideal para no hacer nada… hasta ahora. Porque si todavía tienes fresco en tu memoria el recuerdo de la última vez que te tomaste unos días con tu pareja SOLOS, es momento que caigas en la cuenta, que lo que se viene ahora es tan alejado de tirarse al sol cual lagarto, o de devorarte el libro que esperaste todo el año para leer.

Continue reading