All posts by Molly Dresner

Cómo enamorarse de la lectura

Todos hemos idealizado la acción de contarle cuentos a nuestros hijos. Nos imaginamos acurrucados con ellos, sosteniendo un libro de imágenes preciosas con lecciones de vida importantes y cautivando a nuestro pequeño público con nuestra voz. Sin embargo, la realidad no es tan pintoresca. Es probable que tu hijo no quiera quedarse quieto mientras leen; tal vez tu hija quiera tomar el libro y solo dedicarse a pasar las páginas; y habrá quienes piensen que los libros están hechos para colorearlos o rasgarlos. ¡No desesperes! Aquí te doy algunos consejos de cómo hacer que tu pequeño o pequeña se enamore, paulatinamente, de la lectura.

  1. Menos es más

Este subtítulo tiene dos significados. El primero es que debes comenzar a leerle a tu bebé desde muy temprana edad. Leerle cuentos a tu recién nacido es genial para establecer una rutina de lectura. Además, tienes la ventaja de que, como sus movimientos son limitados, se concentrará 100% en ti. En segundo lugar, debes comenzar leyendo libros cortos y simples. Mis libros de iniciación preferidos son los que tienen una sola imagen por página (y de preferencia con texturas). Empezar con libros de una imagen por hoja permitirá que tu pequeño se concentre en un concepto a la vez. Cuando vean la imagen, di “perro”, apunta al dibujo y enfatiza diciendo “guau, guau”. Tu bebé se enfocará por completo en lo que ve, en la palabra perro y en el “ladrido”. En esta etapa, es importante que manejes un lenguaje muy simple que se adapte al nivel lingüístico de tu bebé. Decir uno o dos palabras o sonidos por página será más que suficiente para fomentar su aprendizaje.

  1. Libros interactivos

¡Los libros interactivos se convertirán en tus mejores amigos! Busca ediciones con texturas, parches de Velcro, solapas, piezas móviles, pop-ups u objetos escondidos. Estos libros se encargarán del trabajo pesado de mantener la atención de tu hija. La motivación durante la hora de lectura es muy importante para fomentar la atención conjunta, esencial para el aprendizaje. La atención conjunta ocurre cuando tu niña se concentra tanto en la tarea (el libro), como en ti. Es algo tan simple como que mire el libro, haga contacto visual contigo y vuelva a mirar el cuento. Los libros interactivos son perfectos para mantener a los niños concentrados en la lectura. En lo personal me encantan las historias que dan instrucciones simples como “Encuentra el…”, “Mira dentro de…”, “Coloca…”, etc. También son ideales para promover el lenguaje expresivo. Como tu pequeña estará inmersa en la historia y trabajará su atención conjunta, ¡es probable que escuches que dice nuevas palabras o emite nuevos sonidos!

Continue reading

Algunas verdades sobre la hora de la comida

¡Me encanta investigar y compartir información sobre la alimentación! Existen muchísimos mitos alrededor de la comida que no son ciertos o no están actualizados. Entre mejor informados estén como padres, más impulsarán el desarrollo de su hijo o hija. Algunos de los hechos que voy a compartirles el día de hoy fueron recopilados por la doctora Kay Toomey en su programa SOS Approach to Feeding (SOS acercamiento a la alimentación). Es importante notar que, si tu pequeño o pequeña tiene dificultades a la hora de la comida, consultes a tu pediatra para pedirle consejos o te envíe con un especialista.

HECHO: Jugar con la comida ¡está bien!

¡Los niños aprenden jugando! El juego es una experiencia multisensorial y divertida que ayuda a los pequeños a aceptar mejor los alimentos nuevos. Es importante que tu hijo sienta, vea, escuche y huela las cosas antes de probarlas. Cuando introduzcas un nuevo alimento, hazlo a través de un juego para que tu bebé se sienta seguro, confiado y emocionado. Incluso si tu hijo no quiere probarlo aún, continúen jugando con la comida. Una buena manera de hacerlo es cocinar juntos o jugar a la cocinita.

Continue reading

¡Ups! Lo volví a reforzar

A todos nos pasa, a veces reforzamos accidentalmente conductas que no nos gustan. ¡La buena noticia es que aún estamos a tiempo de cambiar eso! Con los niños pequeños, sobre todo con los menores de cinco años, las acciones realmente valen más que mil palabras. Tu pequeño o pequeña responderá muchísimo mejor a lo que haces que a lo que dices (*ver el gráfico superior). Así que sí, puedes decirle «Las cosas no se tiran», pero esas palabras no significarán nada si no las acompañas con una acción coherente. Si la mala conducta de tu hijo o hija le sirvió para obtener lo que quería, continuará haciéndola. Por lo tanto, siguiendo el ejemplo de arriba, en vez de lanzar el plato para obtener más comida, tu pequeño o pequeña debe aprender a pasártelo, a decir «más» o a apuntar lo que quiere. No debes servirle más comida hasta que imite la nueva conducta positiva que le has enseñado.

Revisemos otros ejemplos cotidianos. Continue reading

5 consejos de una terapeuta de lenguaje para estimular el habla en tu pequeño

Estos son algunos consejos de cómo trabajar las habilidades de habla de tu hijo o hija. Puedes consultar éstas y muchas más ideas en la guía para padres de Molly: The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar). Lo escribió con el fin de compartir con los padres algunas ideas prácticas y divertidas que pueden incluir en sus rutinas diarias. Cómpralo aquí.

  1. Yo veo, tú ves

Lo primero que debes hacer es fijarte en el entorno de tu hijo. Si puede alcanzar fácilmente sus juguetes favoritos u otros objetos cotidianos sin pedirte ayuda, no necesitará interactuar contigo. Comienza poco a poco colocando una o dos cosas fuera de su alcance o dentro de un contenedor transparente que tu pequeño no puede abrir solo. El punto es que vea los objetos, pero necesite pedirte ayuda para conseguirlos. De ese modo, estarás creando nuevas oportunidades de interacción. Además, quieres saber si tu pequeño es capaz o no de identificar objetos cotidianos. Muchas veces nos enfocamos en la habilidad de los niños de etiquetar las cosas y se nos olvida que para lograr eso primero deben ser capaces de identificarlos. Tu hijo usará esas habilidades cuando le pidas que encuentre algo en su habitación, toque una imagen específica en una página del libro o apunte a alguna parte del cuerpo.

Continue reading