¡Aprendiendo a través de la imitación!

Los bebés aprenden a través de la imitación; les da la oportunidad de practicar y perfeccionar una habilidad nueva. Observan a otros haciendo algo y luego copian sus acciones, intentando hacerlo ellos mismos. Por ejemplo, es la manera en la cual tu bebé sabe, sin que tengas que darle instrucciones específicas, cómo sostener un teléfono de juguete a la oreja para hacer llamadas. ¡Tu bebé ha aprendido de verte hablar por teléfono!La imitación también puede ser considerada como una base para el desarrollo de la empatía, o tener la capacidad de sentir lo que otra persona está sintiendo. De hecho, la capacidad de un niño para imitar acciones simples, como hacer muecas, se produce en la misma parte del cerebro que nos permite desarrollar la empatía. Estudios recientes han encontrado que la imitación no es sólo una habilidad de comportamiento, sino que es más como diferentes formas de combinar y utilizar diversos tipos de conocimiento, desarrollándose a través de los primeros 2 años de vida (Jones, 2007).

La teoría del aprendizaje social de Albert Bandura afirma que la conducta se aprende del entorno, a través del aprendizaje por observación. Explica el comportamiento humano en términos de la interacción entre las influencias cognitivas, conductuales y ambientales. La mayor parte de los comportamientos se aprenden, ya sea deliberadamente o no, a través de la influencia del ejemplo (Bandura, 1977). Bandura describe a los seres humanos como “procesadores de información activos”, pues piensan en su comportamiento y sus consecuencias.

 

Aun que la imitación es algo natural para tu pequeño, aquí hay algunas cosas que puedes hacer con él/ella, ¡o simplemente tomar en cuenta!

Con los bebés:

Los bebés nacen con una habilidad innata para imitar las expresiones faciales básicas. Recuerda que cada interacción con tu bebé es una oportunidad de aprendizaje. Haz movimientos repetidos y lentos, para que tu pequeño pueda procesar la nueva información, y aumente la probabilidad de imitación. También puedes hacer sonidos vocales, ¡y repetir los sonidos que tu hijo hace! La música es una gran manera para invitar a tu bebé a imitar tus acciones. Canta una canción, aplaude tus manos, toca un tambor o baila con pasos sencillos!

Con los niños:

Los niños pequeños constantemente aprenden al hacer, no sólo mirar. Así que permite que tu bebé te observe realizando una tarea sencilla, como ponerte un zapato, ¡y luego deja que él o ella lo intente! Este es un buen momento para animar a tu hijo a participar en las tareas del hogar porque seguramente le encantará ayudar e imitar lo que haces alrededor de la casa. Al año de edad, los niños comienzan a recordar e imitar las acciones que observaron un mes atrás.

 

Tú eres el primer maestro de tu bebé. Recuerda de siempre modelar el comportamiento que deseas ver en tu hijo. Si quieres que sea paciente, amable, y cortés – ¡tú tienes que actuar así también! Por supuesto que ningún padre es perfecto todo el tiempo. Así que si haces o dices algo que deseas que tu hijo no haya visto o escuchado, sé rápido para rectificar y habla al respecto de eso con tu pequeño.

 

Observa este video de una actividad Kinedu diseñada para bebés de 4 – 6 meses de edad, ¡e inténtalo en casa con tu pequeño! El objetivo de la actividad es reforzar la imitación de gestos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>