Fomentando la gratitud en nuestros hijos

Varios estudios demuestran que las personas que son agradecidas con los demás suelen ser personas más serviciales, compasivas, generosas, felices y saludables. Aunque los niños pequeños aún no son capaces de identificar y expresar sentimientos muy complejos, es importante que vayamos promoviendo la gratitud desde temprana edad.

Hay muchas maneras de fomentar la gratitud en casa. Lo primero es convertirnos en un modelo a seguir y practicarla nosotros mismos, y crear tradiciones familiares que giren alrededor de este valor. Estas son algunas ideas:

  1. Dile a tus hijos lo que aprecias sobre ellos. Nota y comparte con ellos todo lo que aprecies o agradezcas sobre ellos. Verás que el simple hecho de decirlo en voz alta funcionará para motivarlos, incluso más que un halago.
  2. Da el ejemplo de apreciar y agradecer a los demás. Los niños aprenden observando. Son como pequeñas esponjas que absorben la información, para luego imitar y hacer las cosas por sí mismos. Tus hijos se fijarán en cómo tratas a los demás; dales un buen ejemplo. Sé amable y agradecida en tus interacciones cotidianas con otras personas.
  3. Agrega la palabra “agradecido” a tu vocabulario cotidiano. Si la escuchan con frecuencia, los niños aprenderán el significado de la palabra. Explícales que estar agradecido significa notar las cosas que te hacen feliz. Por ejemplo: “¡Estoy agradecida porque hoy es un lindo día!”. Anima a tu pequeño o pequeña a expresar su aprecio por las personas que los rodean y son parte de sus vidas.
  4. Incorpora una actividad de gratitud en tu rutina. Ya sea enlistar las cosas por las que están agradecidos antes de irse a dormir, compartir historias de gratitud y generosidad, o escribir en un diario de agradecimientos, incorporar una actividad relacionada con este valor les ayudará a practicarlo todos los días. De ese modo, se volverá parte de quienes son.

Al practicar la gratitud nos enfocamos en las cosas positivas, en lugar de las negativas, para tener una visión más optimista de la vida. Es uno de los secretos para alcanzar la felicidad, así que ¿por qué no empezar ahora?

Referencia:

 

¡Mis 5 libros favoritos para el regreso a clases!

Ir a la escuela es una experiencia emocionante, pero también llena de nervios, tanto para los padres como para los hijos. ¡Los libros son una excelente herramienta para prepararnos para ello! Nos enseñan hermosas lecciones de vida y abren la vía de comunicación con nuestros pequeños para que puedan hacernos preguntas y compartir cómo se sienten. Estos son mis cinco libros favoritos para este regreso a clases.

  1. El pez cachetón va a la escuela (o El pez pucheros va a la escuela, dependiendo de la traducción).

¡Este libro me hace sentir muchas cosas! El pececito cachetón está nervioso por su primer día de clases, pero está seguro de que no necesita saber cómo moverse o qué hacer en la escuela. Después de entrar a un par de salones equivocados, el pez cachetón por fin encuentra a los “peces nuevos” y ¡aprende cosas importantes! Su nueva maestra le dice a la clase: “Dato Nº 1: eres inteligente, dato Nº 2: tú puedes, dato Nº 3: perteneces aquí, así que, dato Nº 4: ¡no lo olvides!” ¡Este mantra me encanta! Y así como toda la serie de libros del pez cachetón (o pez pucheros), la escritura musical del cuento hará que tu pequeño se interese de inmediato.

Continue reading

Explorando el concepto de “juegos de movimiento”

Si eres un fiel promotor de Kinedu y haz visto nuestros videos entiendes la importancia y la relación que existe entre la actividad física y el desarrollo cerebral. En este artículo exploraremos el concepto de juego de movimiento, analizaremos cómo es que este tipo de juego impacta las cuatro áreas de desarrollo temprano y cuáles son algunas maneras de promoverlo en casa.

Pero primero lo primero, ¿qué son los juegos de movimiento?

El movimiento es una de las primeras formas de comunicación que tu bebé utiliza cuando interactúa contigo. La teoría dice que, a través del juego libre de movimientos, tu pequeño o pequeña trabaja todas las áreas de desarrollo, no solo la física. Los juegos de movimiento se dan cuando los niños, conforme se van desarrollando, se mueven de formas específicas y repiten esos movimientos. Ya sea con sus reflejos tempranos, sus sentidos o sus movimientos conscientes, tu bebé aprende y estimula su sistema neurológico de muchas maneras. Algunos ejemplos de juegos de movimiento se dan cuando juegan en el suelo (boca arriba o boca abajo), o cuando tu hijo o hija gatea sobre el estómago, gatea a cuatro patas, gira, se balancea o rueda, etc.

Continue reading