La ciencia detrás de la imitación diferida.

La imitación diferida es conocida como la capacidad de reproducir un comportamiento o series de comportamientos en ausencia de un modelo cierto tiempo después.

La belleza detrás de la imitación diferida, es que puede darnos una grandísima cantidad de información sobre el desarrollo cognitivo de tu bebé al implicar una combinación de complejos procesos cognitivos. Varios estudios sugieren que la imitación es un canal fundamental para el desarrollo y aprendizaje socio-afectivo. Inclusive, se ha llegado a sugerir que la observación puede a veces tener un mayor efecto sobre la adquisición de habilidades que el condicionamiento o prueba y error.

Para que tu bebé consiga imitar una acción que te vio hacer un día, semana o mes anterior, significa que ha adquirido la habilidad de retener la información, recuperarla y utilizarla sin un guía o modelo más adelante. Actos sencillos como presionar un botón o sacudir un objeto después de observar a un adulto, incluye un componente cognitivo al igual que físico. La imitación diferida requiere más de las habilidades para recuperar la información almacenada que de reconocimiento. Tu bebé debe de hacer algo más que simplemente discriminar entre un objeto conocido y uno nuevo, debe de usar sus habilidades motoras para reproducir cierto comportamiento con sólo su memoria como guía. 

Continue reading

Destreza de dedos: el agarre de pinza

Desde que nace, tu bebé está desarrollando y cumpliendo una increíble cantidad de habilidades que le permiten interactuar con su alrededor. ¡Como padre, es increíble ver a nuestros bebés cumplir diversos retos!

Uno de los grandes hitos que tu bebé cumplirá durante su primer año de edad es el agarre de pinza. Este hito es fundamental para el desarrollo de tu bebé e involucra coger objetos pequeños con el dedo índice y el pulgar. Lograr este reto no es fácil, requiere de mucha práctica. La destreza de dedos toma tiempo en desarrollarse, así que a partir del octavo o noveno mes podrás ver a tu pequeño comenzar a utilizar este tipo de agarre. Al principio no lo hará con mucha precisión, pero poco a poco lo irá perfeccionando el movimiento.

Continue reading

¡La mejor manera de leer con tu hijo de 2 años!

Incluir el tiempo de lectura en la rutina diaria de tu hijo o hija no solo impulsa el desarrollo del lenguaje, sino que también representa un tiempo especial para ti y tu pequeño que fortalece el vínculo entre ustedes.

Dependiendo de la edad de tu hijo, puedes centrarte en diferentes aspectos de la experiencia de la lectura. La Academia Americana de Pediatría ha creado un conjunto de herramientas literarias que incluyen consejos para los padres que desean sacar el máximo provecho del tiempo de lectura. Este artículo resumirá algunos puntos claves sobre la lectura con un niño de 2 años de edad a lo largo de dos rangos: 24-29 meses y 30-35 meses. Dentro de cada rango de edad, encontrarás ejemplos de lo que tu hijo puede hacer y lo que tú puedes hacer para aprovechar al máximo la experiencia de la lectura.

24 a 29 meses de edad

Tu hijo puede: A esta edad, tu pequeño puede elegir un libro para leer juntos, ¡podría ser el mismo una y otra vez! Probablemente podrá repetir algunas de las palabras y frases que digas mientras lees, y le encantará reírse de cuentos cómicos e imágenes graciosas. Tu hijo probablemente sea muy curioso y te haga preguntas simples sobre la historia o las imágenes, como “¿Qué es eso?”

Tú puedes: Buscar un lugar tranquilo y acogedor, en el cual juntos puedan acurrucarse y leer. La lectura es una gran manera de calmar y consolar a tu pequeño. Mientras lees, presta atención a sus reacciones y responde con entusiasmo a sus preguntas. Si dice una palabra importante como “perro”, puedes decir “Sí, ¡es un perro! El perro está jugando afuera.” Lee con emoción, usando diferentes tonos de voz para cada personaje. Incluso pueden jugar a contar los diferentes objetos en las imágenes, ¡espera a que tu pequeño repita los números que dices! Continue reading

Los beneficios de usar la “voz de bebé” con tu hijo o hija pequeño

¿Te has preguntado porqué los adultos parecen adoptar un dialecto de bebé cuando hablan con un niño pequeño?

Seguramente te ha ocurrido que al encontrarte en la cercanía de un bebé, de pronto has experimentado un impulso automático y difícil de ignorar por hablar con el pequeño o pequeña usando la muy caricaturizada “voz de bebé” para decirle algo como “¿dónde está bebé? Más allá de la ternura, ¿hablar con voz de bebé tiene algún beneficio para el desarrollo socio-emocional o lingüístico de tu bebé?

Que los adultos usemos la “voz de bebé” al referirnos a un niño pequeño o pre-verbal es un fenómeno casi universal. Los antropólogos han observado esto en comunidades nativas desde Sri Lanka hasta Siberia, por lo que pareciera que sin importar el idioma que se use, al hablar con bebés los seres humanos utilizamos algo parecido a un idioma universal de infantes, que es formalmente conocido como “habla dirigida al bebé”.  Esta manera de hablar se caracteriza por articular cada palabra de forma emotiva y melódica, utilizando una voz más aguda de la habitual, enfatizando y alargando cada vocal, y en oraciones cortas. Estas características son más pronunciadas entre más pequeño es el bebé, y los adultos van disminuyendo su uso de forma natural conforme el niño o niña crece y sus habilidades verbales aumentan.

Interesantemente, los psicólogos del desarrollo afirman que cuando los padres y cuidadores de un niño utilizan “voz de bebé” para hablar con su hijo o hija, ¡esto favorece su desarrollo de diversas maneras! A continuación hemos enlistado algunos de ellas. Continue reading

Haciendo el cambio

¿Porqué se vuelve tan importante el hacer el cambio del biberón al vaso entrenador? Así como con cualquier otro juguete u objeto, es probable que tu pequeño se haya acostumbrado e inclusive encariñado con su biberón. Aunque a primera vista parezca una transición simple y sin mayor complicación, representa un paso enorme para tu bebé. El postergar y querer alargar este cambio puede tener consecuencias adversas para la salud dental de tu pequeño ocasionando cavidades; no lo dejes a un lado y planea hacerlo gradualmente.

Estudios sugieren que podrás hacer la transición más fácilmente si empiezas antes de que tu pequeño llegue al año. Como padre, tu eres siempre el mejor juez para tu pequeño y por lo tanto tu sabrás cuando es el tiempo indicado.  Planea y determina el momento adecuado de tal forma que no se acumulen eventos estresantes y grandes cambios en la vida de tu pequeño al mismo tiempo (como por ejemplo la llegada de un hermanito o hermanita). Continue reading