Un nuevo enfoque a la disciplina infantil

La mayoría de las prácticas educativas se basan en incentivos y consecuencias que están ligadas a un comportamiento deseado. ¿Por qué mi hijo se porta mal? Muchas llegan a la conclusión de que no está suficientemente motivado para seguir las reglas. Estrategias tales como contar hasta tres, calcomanías como premios, ganancias y pérdidas de privilegios enfatizan la obediencia con reglas de adultos y se basan en el poder para alcanzar esas metas.

Pero, ¿hay una mejor opción para solucionar la mala conducta? ¿Qué pasa si cambiamos la estrategia de poder y en vez de eso utilizamos la colaboración como el principal medio por el cual un cuidador puede influir con más éxito a los niños? Dar a los niños una voz en sus propios asuntos y las herramientas necesarias para resolver los problemas que afectan sus vidas es una manera mucho más efectiva para preparar a un niño para el mundo real.

Muchos padres se preocupan de perder el sentido de control y autoridad si pasan del poder a la colaboración, sin embargo los padres no reconocen que el control es simplemente una ilusión. Ningún padre tiene control total sobre el resultado de su hijo. Lo mejor que puede intentar es la influenciarlos – los padres tienen mucha influencia y sus voces tienen una mayor probabilidad de ser escuchadas cuando aprenden a escuchar las voces de sus hijos e involucrarlos en la búsqueda de soluciones a los problemas que afectan sus vidas. ¿Qué pasa con las expectativas? Sí, es imposible ser una madre o padre sin tener expectativas. El problema existe cuando a un niño se le dificulta cumplir con una expectativa específica. ¿Cómo puede un padre o cuidador resolver un problema de una manera más cooperativa? El Dr. Ross W. Greene, autor de “Raising Human Beings”, describe su método cuyo principal enfoque es remediar el comportamiento:

Continue reading

¿Cómo lidiar con los “terribles dos años”?

¿Su segundo cumpleaños se acerca? Entonces sabes que los ‘terribles dos años’ están por llegar. Es más que todo una etapa de desarrollo, no una edad, por lo que puede estar lidiando con ella cuando menos lo esperas (18 meses o a los 34 meses).

Pero, ¿son tan terribles como todo el mundo dice? ¡Todo depende de cómo lo manejes!

Los niños de dos años se están dando cuenta de que son entidades separadas de sus padres, lo que significa que estarán decididos a actuar de manera independiente, probar sus límites y comunicar sus gustos y disgustos (tanto como puedan).

La desventaja es que los niños pequeños apenas están desarrollando sus habilidades, por lo que no serán capaces de lograr todo lo que proponen – y eso es muy frustrante para ellos. Adicionalmente, tendrá dificultades para expresar sus sentimientos y controlar sus impulsos emocionales, por lo que su ira y frustración tenderán a estallar abruptamente en forma de llanto, golpes o gritos. Durante este período tu pequeño necesitará toda tu paciencia, así como tu guía cálida para ayudarle a navegar.

Cuando veas un comportamiento desafiante, por lo general significa que tu hijo no logra averiguar cómo expresar sus sentimientos de una manera adecuada o no sabe cómo conseguir lo que desea. Para hacer frente a un comportamiento desafiante, tu respuesta debe mostrar una forma constructiva de manejar sus sentimientos.

Te compartimos algunos consejos que puede tratar de manejar un comportamiento desafiante:

Continue reading

¿Afecto o disciplina? Lo que un niño necesita para su sano desarrollo

Si existiera una guía para padres sobre qué decir o cómo actuar ante cada situación, ser padre sería solo una tarea más, y vaya que una muy sencilla. De hecho, como cada persona es única, seguramente te darás cuenta que lo que funciona con un hijo, no funciona con el otro. Además, la vida es inesperada y el futuro es imposible de controlar. Los seres humanos nos vamos formando y moldeando a partir de las distintas experiencias que nos suceden en la vida. Muchas de éstas son buenas, pero también están aquellas experiencias negativas que no se pueden evitar y que comoquiera afectan a nuestro desarrollo humano.

Por otro lado, distintos factores como la familia, la situación económica y la personalidad del niño, entre otros, afectan a cómo nuestros hijos reaccionan, actúan, sienten y piensan ante diversos escenarios. Por eso, para los padres a veces resulta sumamente difícil tomar decisiones en torno a la crianza de sus hijos. De hecho, hay quienes dicen que la crianza de los hijos es y será siempre una de las tareas más difíciles, ya que son muchos los factores que influyen y los cuales no siempre se pueden controlar. Sin embargo, los expertos han encontrado qué a pesar de ello, el estilo de crianza tiene un fuerte impacto en el desarrollo del niño. Según varios estudios, los padres contribuyen y ayudan a formar el comportamiento, la personalidad, la autoestima, y la psicología de un niño. De hecho, se ha encontrado que los niños suelen desarrollarse, ya sea de forma positiva o negativa, según el estilo de crianza que sus padres adopten.

La psicóloga Diana Baumrind ha estudiado sobre los efectos de los diferentes estilos de crianza. Según Baumrind, éstos tienen dos dimensiones: la exigencia y el afecto. Los cuatro estilos de crianza se clasifican según los bajos y altos de estas dos dimensiones. Baumrind encontró que los niños que habían sido criados según uno de los estilos tenían algunas características en común.

Continue reading

Conoce los beneficios del aburrimiento

Cuando los niños pequeños se quejan de que estar aburridos, a menudo los padres tratan de aliviar su aburrimiento de inmediato. Se sienten responsables cuando oyen esa palabra y suelen tratan de proporcionar entretenimiento tecnológico para resolver el “problema”.

Pero quizás están corriendo al rescate demasiado rápido … ¿qué pasaría si los padres dejaran a sus hijos aburrirse de vez en cuando? ¿Afectaría su desarrollo? Hacer frente al aburrimiento puede ser un verdadero desafío para los niños pequeños y sus padres. Puede ser tentador llenar cada segundo de su día con actividades. Y aunque las clases como el arte, los deportes o la música pueden sin duda beneficiar el desarrollo del niño, ellos también necesitan tiempo para sí mismos. Un tiempo para descansar sus mentes, para soñar despiertos y descubrir lo que realmente les interesa.
Continue reading