Los cambios de tu cerebro en la maternidad

Sarah Walker una vez dijo que convertirse en madre es como descubrir un nuevo espacio dentro de un lugar conocido. Esta descripción hace sentido ya que la maternidad activa vías neuronales del cerebro que no habías descubierto antes.

Así que, ¿cuáles son estos cambios del cerebro y por qué no te ha tocado vivirlos?

La maternidad moldea el cerebro de una madre de una manera inesperada y cambia su forma de pensar y su perspectiva hacia el mundo que le rodea. Científicos ahora están observando los cambios que ocurren en el cerebro – especialmente en las áreas que involucran la regulación emocional, la empatía y la interacción social. Estos son en gran medida los cambios neurológicos que las madres viven durante el embarazo y después del parto. Los cambios involucran un incremento de hormonas que sirven para fortalecer el vínculo entre una madre y su bebé, creando un apego aún más fuerte. Las emociones como el amor instantáneo, la actitud protectora y la preocupación constante comienzan con las reacciones en el cerebro. Continue reading

Desarrollo por área: El sentido auditivo

Este artículo explica el desarrollo del sentido auditivo de tu bebé – un sub-dominio del área física del desarrollo.

Tu bebé nació con un excelente sentido del oído – casi igual de bueno que el de un adulto. En realidad, ¡tu bebé ha estado escuchando tus conversaciones a partir de sus 20 semanas en el vientre! Así que desde el momento en que nace, tu bebé no sólo puede escuchar tu voz con claridad, sino también puede diferenciar entre diferentes tonos de voz que usas, aunque en realidad todavía no entienda lo que estás diciendo.

El sentido auditivo es importante para el desarrollo de habilidades lingüísticas, sociales y cognitivas. Se recomienda que se revise su escucha antes de salir del hospital, pero si no se le hace la prueba en el hospital, inténtalo en casa poniendo a prueba su reflejo de Moro. Sorpréndelo con un ruido fuerte e inesperado, y verás que arquea su espalda y estira sus brazos como reacción ante el ruido. Haz esto antes de sus dos meses, cuando el reflejo desaparece.

Una de las habilidades auditivas que se desarrollan a temprana edad es la localización – o la capacidad de identificar la fuente de un sonido. Durante su primer año de vida, las habilidades de escucha de tu bebé se perfeccionarán – lo podrás notar al observar cómo él o ella alterna su atención entre el timbre del teléfono, algún juguete, o simplemente alguien hablando.

Puedes trabajar en la audición de tu bebé al jugar o hacer música juntos, leyéndole y hablando con él o ella todos los días. Con el paso del tiempo, intenta gradualmente eliminar el lenguaje infantil y empieza a ofrecer más oportunidades para que él balbucee, y más tarde diga sus primeras palabras. Entre los uno y dos años de edad, el vocabulario de tu bebé aumentará a un ritmo increíble, ¡triplicando cada seis meses! Para el momento en que tu pequeño empiece la escuela, entenderá casi todo lo que se dice.

 

Cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para ayudar a su desarrollo a largo plazo. Revisa el video de esta actividad de Kinedu que está diseñada para fortalecer el sentido auditivo.

 

¿Por qué es importante establecer rutinas para mi bebé?

A los bebés les gusta vivir en un mundo predecible, y por buena razón – para ellos, cada día está lleno de nuevas experiencias de aprendizaje y emociones. Es por esto que comenzar a seguir rutinas con tu bebé le proporcionará una sensación de seguridad, comodidad y confianza que necesita. Sin embargo, es importante tomar en consideración que los bebés no entienden el concepto del tiempo, por lo que ellos organizan sus vidas de acuerdo a los acontecimientos que ocurren durante el día. Cuando los acontecimientos suceden en el mismo orden, los bebés tienen una mejor comprensión de su entorno.

¿Cuándo y cómo debería comenzar?

Probablemente te podrás preguntar cuándo es el mejor momento para establecer una rutina. Esto te podrá sorprender, pero los expertos discrepan sobre cuándo exactamente los padres deben comenzar una rutina, pero, en general, cuando un bebé llega a los 2 o 4 meses de edad, es más probable que pueda mantenerla. Sin embargo, puedes empezarla desde antes, ya que la rutina también te beneficiará a ti.

Continue reading

Enséñale a tu pequeño cómo ser amable y tener buenos modales

¿Quién no quiere hijos con buenos modales? Después de todo, ¡sus buenos modales se reflejarán en ti! Pero por mucho que queremos que nuestro bebé diga “por favor” y “gracias” tan pronto como él o ella comience a hablar, esto lamentablemente no será el caso. Aún así sin duda podemos comenzar a enseñarle a nuestros hijos buenos modales desde una temprana edad.

Enséñale a tu hijo a ser sensible

La raíz de los buenos modales es el respeto hacia otra persona; y la raíz del respeto es la sensibilidad. Así que enseñarle a tu hijo a ser sensible será la base de todo. Un niño sensible naturalmente se preocupará por los sentimientos de los demás, lo que lo guiará a convertirse en una persona con buenos modales. Esencialmente un niño sensible estará propenso a ser más educado de una manera auténtica y más sincera de lo que podría aprender en un libro etiqueta.

 Sé un buen modelo a seguir

La imitación es la mejor manera de enseñarle a tu hijo buenos modales. En esencia, si quieres que tu hijo sea educado tendrás que mostrarle cómo ser cortés a través de tus propias acciones. ¡Recuerda que tu hijo diariamente aprende a través de la observación e imitación! Así que ten cuidado con tus palabras y modales.

Puedes intentar algunas de estas cosas para enseñarle a tu pequeño buenos modales:

  • Modula tu tono cuando hables con tu bebé y trata de usar palabras como “por favor” y “gracias”. A pesar de que tu bebé aún no entenderá la gracia social de estas palabras, sí entenderá que decir “por favor” es la forma de conseguir lo que quiere y  decir “gracias” es la forma de ponerle fin a dicha interacción. Recuerda que los bebés primero entienden el uso de la palabra antes de comprender su significado.
  • Muéstrale a tu pequeño cómo tratar adecuadamente a las personas, cosas y a los animales domésticos. Por ejemplo, si tu pequeño tiende a jalar el cabello de una persona, trata mover su mano y demuéstrale cómo hacer un movimiento suave de caricias. Con el tiempo tu pequeño traducirá “gentileza” con ser respetuoso.
  • Anima a tu pequeño a decir “hola” y “adiós”. Alrededor de los dos años tu pequeño sin duda será capaz de decir “hola” al llegar a un lugar  y decir “adiós” al salir. En ocasiones tu bebé estará deseoso por decir “hola” y “adiós”, pero en otras ocasiones será más tímido al hablar. ¡No te preocupes! Trata de prepararlo antes de llegar al evento, por ejemplo, si van a visitar a la abuela dile :”Cuando lleguemos a la casa de tu abuela, vamos a decir “¡Hola, abuela!”.

Recuerda que los buenos modales se enseñan, por lo que tomará tiempo para que tu pequeño los aprenda e incorpore en su día a día, así que ten algo de paciencia.

¿Quieres saber más sobre cómo enseñarle a tu pequeño buenos modales? Visitas estas ligas: